Calpe aprueba la Ordenanza reguladora de servicio de taxi

El pleno del ayuntamiento de Calpe ha aprobado de forma inicial la nueva ordenanza reguladora del servicio de taxi, la cual era muy demandada en el municipio por dicho sector tras 21 años sin actualizarla.

La anterior legislación databa de 1996 y con la nueva ordenanza Calpe se adapta a la Ley del Taxi autonómica, la cual fue aprobada por la Generalitat Valenciana en 2017.

Una de las principales novedades es que se regula por primera vez las transmisiones de las autorizaciones de taxi, además de las pruebas de capacitación para la obtención de la licencia. Asimismo, también contempla un amplio régimen de sanciones como establece también la ley autonómica.

La norma ha sido consensuada con la Asamblea de la Asociación de la Radio Taxi de Calpe, quienes manifestaron la petición obligar a que los taxistas lleven una indumentaria adecuada, prohibiendo llevar pantalón corto y pantalón con rotos, entre otros.

Asimismo, ayuntamiento y asociación también han acordado que los taxis lleven rotulado en sus puertas una imagen corporativa luciendo el Penyal d’Ifac en verde junto al número del taxi y al nombre del municipio, de forma que sea representativo.

La ordenanza ha sido aprobada con los votos a favor del tripartito de gobierno, conformado por Somos Calpe, PSOE y Compromís y con el apoyo desde la oposición de Defendamos Calpe. El Partido Popular, también en la oposición, ha mantenido su estrategia de abstención.

Debate en pleno

El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Guillermo Sendra, ha destacado la importancia de renovar y actualizar una ordenanza como esta, que permite dar respuesta a las necesidades y peticiones del sector.

El edil reseñaba que prevé novedades que van en beneficio de los titulares de las autorizaciones como de los propios usuarios como son unas pruebas de capacitación “mucho más exigentes, que buscan que los nuevos taxistas tengan especial empatía y preparación con las personas con capacidades limitadas”, ya que se valora el conocimiento del lenguaje de signos o la formación en el tratamiento y atención de este tipo de colectivos.

Desde el equipo de gobierno, aunque desde la posición de portavoz de Compromís, Ximo Perles manifestó su desagrado: “no me acaba de gustar el modelo de otorgar las licencias administrativas, que se conceden para un plazo indeterminado y que acaban siendo objeto de comercio” y concluía afirmando que “no es el modelo que a mí más me gusta”.

Desde la oposición, el portavoz de Defendamos Calpe, Paco Quiles, manifestó su posición favorable a esta ordenanza y planteó la problemática que tiene un municipio turístico de Calp en relación a su número de taxis que viene limitado por ley de acuerdo a su población empadronada, fijado en 25, y que resulta insuficiente en temporada alta.

Por otra parte, en nombre del grupo municipal del PP, Paco Fernández de Ybarra señaló que actualizar la normativa de los taxis era “positivo”, aunque si bien indicó que “el servicio en sí, dadas las características de Calp como municipio turístico, es complicado”.

El ayuntamiento debería ir de la mano con el colectivo para mejorar el servicio tanto en temporada alta como baja”, subrayaba Fernández de Ybarra al considerar este serviciode vital importancia para la imagen y sensación que se llevan los visitantes”.

Por último, la alcaldesa Ana Sala reiteró las limitaciones que tienen los ayuntamientos por las normativas supramunicipales a las que se tiene que adaptar la legislación municipal y señaló que, con la aprobación de esta ordenanza, se actualizan también las tarifas del servicio del taxi, una petición también reivindicada por el sector. 

Más noticias en www.radiosirena.es o en directo en el 98.9FM y 89.8FM.