Alicante no tendrá servicio de coordinación de emergencias desde mañana

Ayer tuvo lugar una concentración en la puerta del Hospital General de Alicante ante la situación del desmantelamiento del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) para emergencias.

A esta cita han acudido políticos de diferente índole, así como diputados nacionales y autonómico, así como el portavoz de Sanidad del Partido Popular en las Cortes Valencianas, José Juan Zaplana, quien ha leído un manifiesto contra el traslado del CICU.

Como era de esperar, a esta protesta se han sumado también trabajadores de las urgencias sanitarias para mostrar su rechazo a esta medida.

Durante la protesta han intervenido dos trabajadores de los servicios de urgencias. Como representante además del Sindicato Médico, Jorge Esteller, ha advertido de la merma en la calidad de la asistencia y el aumento de los tiempos de respuesta a las emergencias que se va a producir con el traslado a Valencia del CICU.

Por su parte, Benjamín Lara ha señalado que “el CICU ha salvado vidas a muchos alicantinos en situaciones críticas y, que me perdone el cielo, pero me parece que eso va a desaparecer”.

El propio Lara era cauteloso, pero afirmaba que “no sé si tendremos que volver a llevar a los enfermos críticos en nuestros coches al hospital”.

En la concentración también ha estado el presidente del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Carlos Mazón, que denunciaba “el desmantelamiento sanitario que sufrirá la provincia de Alicante a manos del gobierno de Puig a partir del miércoles, cuando se desconecte la coordinación de las urgencias sanitarias”.

La coordinación de las Urgencias pasará a depender a partir de ese momento de Valencia. Por lo que Mazón se ha comprometido a que si llega al gobierno de la Generalitat “el PP devolverá estos recursos a Alicante y a Castellón, donde han sido desmantelados”.

Estamos aquí en contra, ya no de un recorte, sino un desmantelamiento sanitario que no tiene razón de ser, porque Valencia ya tiene su propio centro de coordinación de urgencias y no necesita más”, ha señalado Carlos Mazón.

El presidente del PP en la Comunitat Valenciana ha advertido de que con el traslado del CICU a Valencia “se produce el desmantelamiento de la vertebración, el peor trato por ser de Valencia o de Alicante, en una decisión no explicada, no consultada, no trabajada y caprichosa, que degrada profundamente la asistencia sanitaria a los ciudadanos en la provincia”.

Tras agradecer la labor de reivindicación de los trabajadores de urgencias, Mazón ha lamentado que “toda esa experiencia acumulada de conocer el terreno, de poder llegar a tiempo a aliviar una urgencia lo vamos a perder en Alicante porque Puig así lo ha decidido, sin consulta ni explicación”.

Además de devolver el centro de coordinación de urgencias tanto a Alicante como a Castellón, Carlos Mazón se ha comprometido a “reforzar y comarcalizar este servicio para hacer una atención directa en el terreno”. 

Decimos no al desmantelamiento de la coordinación de las urgencias en la provincia de Alicante, a la merma de capacidad de reacción, no a la falta de atención urgente y también decimos basta a las ambulancias SAMU sin médico, que campan a sus anchas por las tres provincias de la Comunidad”, concluía Mazón.

Más noticias en www.radiosirena.es o en directo en el 98.9FM y 89.8FM.