Facpyme reclama al Gobierno un ‘bono eléctrico del comercio’ por el incremento de las facturas

La Federación de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa de la provincia de Alicante (Facpyme) ha pedido hoy al Gobierno la creación de un ‘bono eléctrico del comercio’ que permita a pymes y autónomos del sector compensar el desmesurado incremento de la factura eléctrica que tienen que afrontar cada mes, que alcanza el 50% y en algunos casos supera incluso el 60%.

El presidente de Facpyme, Carlos Baño, ha insistido en que el sector “está al límite. Nuestros gastos fijos están aumentando de manera desorbitada por la subida del precio de la luz, además del transporte o las materias primas. Seguimos pagando los mismos impuestos y cuando se aplica una rebaja del IVA de la luz, 3 de cada 4 negocios de nuestro sector se quedan fuera. Si no se pone coto, muchos comercios no van a poder superar la crisis”.

En este sentido, ha recordado que hoy la luz alcanzará máximos cercanos a los 250 euros/MWh, “y nosotros hoy seguimos levantando la persiana, iluminando nuestras tiendas y también las calles, poniendo la calefacción para que nuestros locales sean confortables, y eso supone que algunos negocios llegan a pagar por la luz más de 400 euros que hace un año”.

Por ello, ha destacado que desde Facpyme creemos que “la implantación de un ‘bono eléctrico del comercio’ sería una buena medida para ayudar a un sector esencial en materia de empleo y estratégico para mantener la actividad económica en pueblos y ciudades, como ocurre también con la hostelería, pero también somos los sectores más vulnerables a los vaivenes provocados por la crisis, las exigencias sanitarias y ahora también por el incremento de los costes”.

Carlos Baño ha subrayado que, además, los comercios de proximidad siguen asumiendo este aumento de los gastos fijos tratando de no repercutir esta subida en los precios que cobran a sus clientes, lo que hace más necesaria aún la ayuda de las administraciones.

“Ante situaciones excepcionales hacen falta medidas excepcionales y valientes y hay que evitar que más empresarios tengan que bajar la persiana definitivamente, porque el drama de ver calles sin actividad y sin vida es algo que como sociedad no nos podemos permitir, además del impacto que tiene sobre la economía y el empleo”.