Benidorm prueba en la Plaza de la Constitución un sistema de contenedores de ‘quita y pon’

El Ayuntamiento de Benidorm va a implantar a partir de este miércoles, 21 de julio, en la Plaza de la Constitución “un proyecto piloto del sistema de contenedores de ‘quita y pon’, de tal forma que estos se colocarán a partir de las 18.00 horas y se retirarán antes de las 08.00 horas”. Así lo ha avanzado hoy el concejal de Limpieza Viaria, José Ramón González de Zárate, una vez comunicada esta medida al sector hostelero y de alojamiento turístico de la zona.

De Zárate ha señalado que “se trata de un punto con muchísimas empresas y vecinos en el que se han colocado varios contenedores. Sin embargo, estamos teniendo sobresaturación y estamos teniendo que recoger la basura de siete a ocho veces al día, fundamentalmente porque no se está cumpliendo la ordenanza de Medio Ambiente, que marca que la salida de la basura domiciliaria y de establecimientos debe hacerse a partir de las 20.00 horas”.

Esa sobresaturación está provocando “problemas de imagen en una zona muy concurrida” y también “que tengamos que destinar más recursos técnicos y humanos a atender esta labor, con el consiguiente sobrecoste”.

Ante esta situación, se ha decidido implantar en este punto el sistema de contenedores de ‘quita y pon’ que, por otra parte, “estará contemplado en el nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos urbanos para el Casco Antiguo, el barrio de El Calvari y alguna otra zona de Benidorm”, como ya se trasladó hace dos semanas a las asociaciones empresariales y sociales, representantes del Consejo Vecinal y de los trabajadores de la actual concesionaria. Un nuevo contrato, ha recordado, que en estos momentos está en fase de redacción del pliego de cláusulas administrativas.

En base a este sistema de ‘quita y pon’ “durante el día no habrá contenedores en la vía pública, sino que se instalarán en el horario autorizado para sacar la basura”. De Zárate ha explicado que en este proyecto piloto para la Plaza de la Constitución se ha fijado un horario más amplio de estancia de los contenedores, de 18.00 a 08.00 horas, si bien ha pedido a vecinos y empresarios que “en la medida de lo posible no depositen la basura antes de las 20.00 horas”.

De cara al año que viene, y una vez entre en funcionamiento el nuevo contrato, en las zonas en las que se implante este sistema de ‘quita y pon’, los contenedores se colocarán a partir de las 20.00 horas y se retirarán antes de las 08.00 horas “ganando en imagen” y “cumpliendo la ordenanza”.

De Zárate ha indicado que “este piloto en la Plaza de la Constitución va a permitir testar este sistema y que ciudadanía y establecimientos se vayan acostumbrando a cómo será el servicio a partir del año que viene”.

Detalles del futuro contrato

El edil ha recordado que el nuevo contrato de la basura será “integral, innovador y muy vanguardista”, que “estará adaptado a las directivas europeas y las normativas estatal y autonómica” y que “comportará más, nuevos y mejores servicios”. A grandes rasgos, el nuevo contrato “primará la limpieza de todos los espacios públicos y fomentará el reciclaje y la separación de residuos en origen”. Además, va a suponer una inversión “sin precedentes” en tecnología, renovación de equipos e incremento de recursos materiales y humanos.

Al margen de “facilitar al máximo la separación de residuos en origen”, el nuevo contrato contempla la recuperación –en la mayor parte de la ciudad- de la recogida ‘puerta a puerta’. Para ello, se promoverá que los usuarios tengan en sus propias urbanizaciones los contenedores para las siete fracciones de residuos que recoge la nueva ley: papel/cartón, vidrio y envases, orgánica, textil, aceite y no segregados. Esta medida, además, permitirá reducir la presencia de contenedores en la vía pública; mientras que para la zona del Casco Antiguo y El Calvari se prevé el sistema de ‘quita y pon’, y soluciones específicas para el sector hostelero y comercial.

En materia de limpieza, el nuevo adjudicatario que resulte del procedimiento que será concurso, abierto y desde la máxima transparencia, deberá responsabilizarse de todos los espacios de uso público de la ciudad, incluidos los no urbanizados, el parque natural o los barrancos.