Manifiesto del Ayuntamiento de Calp 28 de Junio, Día del Orgullo LGTBI

Un 28 de junio de 1969 uno de los escasos locales de ambiente que existía en Nueva York sufrió una redada policial que desencadenó un hecho inaudito en aquellos momentos: las protestas del colectivo gay. Por primera vez personas de este colectivo, superando la barrera del miedo y del silencio, alzaron su voz de forma abierta para exigir sus derechos y con ello cambiaron el transcurso de la historia para los grupos que defendían la igualdad de gays, lesbianas transexuales, bisexuales e intersexuales.

52 años más tarde esa lucha sigue más viva y necesaria que nunca. Pese a los grandes avances en el reconocimiento de derechos no podemos olvidar que en la actualidad hasta 69 países consideran un crimen las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que supone un 35% del total, y seis países las castigan con la pena de muerte. En muchos otros, aunque estén amparadas por las leyes, los homosexuales, lesbianas, transexuales bisexuales e intersexuales sufren la discriminación y el rechazo social. Y no sólo eso, son objeto de actos violentos. De hecho, en los últimos años se ha registrado en la Unión Europea un significativo incremento de crímenes de odio hacia estos colectivos, un hecho preocupante que pone de manifiesto la importancia de jornadas reivindicativas como la de hoy.

Además, la excepcional situación que estamos viviendo a causa de la pandemia de la COVID-19 ha acentuado más si cabe la situación de discriminación e intolerancia hacia las personas LGTBI. 

Así pues, en este 28 de junio, un año más, desde el Ayuntamiento de Calp queremos manifestar:

– nuestra más enérgica defensa de los derechos humanos y en especial del principio de igualdad entre todas las personas con independencia de su orientación sexual o identidad de género.

– nuestra condena absoluta por los actos homofóbicos que desgraciadamente siguen ocurriendo en pleno siglo XXI, e incluso ahora con mayor frecuencia, actos execrables que atentan contra la integridad de las personas y contra los más básicos fundamentos de todo estado de derecho.

– nuestra voluntad por promover políticas a favor de la libertad sexual y la no discriminación con el fin de que Calp sea un municipio abierto y tolerante, un espacio seguro y libre para todas las personas y colectivos.

Y reafirmamos nuestro compromiso como administración más cercana al ciudadano de garantizar la convivencia entre todos los vecinos y acabar con las discriminaciones, prejuicios e intolerancia hacia el colectivo LGTBI.