El Ayuntamiento revitaliza el Paseo de Tamarindos y gana el peatón

El Ayuntamiento de Benidorm ultima los trabajos de urbanización del Paseo de Tamarindos, reconvertido en nuevo referente y atractivo turístico con importantes mejoras en accesibilidad. Un espacio que ahora limita la circulación de vehículos y da preferencia, sobre todo, al peatón.

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, junto al concejal de Obras, José Ramón González de Zárate, han supervisado hoy la intervención, todavía en ejecución, y han comprobado en primera persona cómo el viandante ha ocupado el espacio del que otrora se adueñaban vehículos de combustión.

Para la realización de las obras, ha recordado el alcalde, ha sido preceptiva la autorización de la Dirección General de Costas, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. En enero, se sustituyeron tres tramos de la balaustrada de mampostería por una nueva de cristal de seguridad de 10+10 mm de espesor; también se instalaron nuevos bancos de hormigón y uno de madera con la etiqueta #BenidormTeEspera, lema promovido por el Ayuntamiento con el objetivo de transmitir esperanza a la ciudadanía durante la pandemia.

El nuevo Paseo de Tamarindos es un “espacio y enclave de gran atractivo para nuestros visitantes, pero también para la tranquilidad”, ha subrayado Pérez, quien ha valorado positivamente su transformación. Sin embargo, se permitirá el acceso “a aquellas personas que lo necesiten con sus vehículos” y  ha anunciado la creación de cuatro plazas para vehículos conducidos por personas con movilidad reducida y “cerca de un centenar de plazas para motocicletas” y ciclomotores.

Pérez ha defendido esta medida porque la moto es “posiblemente” el vehículo “más utilizado y el que más matrículas tiene en Benidorm”. La pretensión es que sean los benidormenses quienes “podamos venir a disfrutar de un día de playa, o de este enclave, o de estas vistas con total tranquilidad sabiendo, además, que estamos contribuyendo a una movilidad más sostenible”.

El Paseo de Tamarindos ahora está ocupado por personas que practican deporte, o simplemente pasean. Reconvertido en un lugar preferencia para el peatón, como lo pone de manifiesto la imprimación de marcas viarias blancas sobre fondo azul a lo largo de todo su recorrido, nos ofrece un mirador único, recuperado por la intervención municipal transformado, como destaca el alcalde, en un “espacio privilegiado de nuestra ciudad y del Mediterráneo”.