Los aspectos más difíciles del idioma francés para un español. ¿Mito o realidad?

El francés es un idioma hablado en más de 30 países del mundo por aproximadamente 200 millones de personas, y uno de los más estudiados por los jóvenes de cualquier nacionalidad. El aprendizaje de un idioma siempre constituye un esfuerzo, sobre todo a la hora de establecer los hábitos de estudio, planificar el horario para repasar los conocimientos adquiridos y hacer los ejercicios de gramática necesarios para ponerse a prueba. Es una serie de actividades que implican compromiso y responsabilidad, pero nada es imposible. Al igual que el español, el francés es una lengua romance, y ambos idiomas comparten muchas similitudes, sin embargo el francés no es uno de los idiomas más fáciles de aprender, especialmente para los hispanohablantes. Son muchos los aspectos difíciles del francés, aunque cada estudiante tiene dificultades diferentes, y se pueden resumir como sigue.

Vocabulario

Los expertos en lenguas estiman que aproximadamente un tercio de las palabras que conforman el idioma inglés derivan directamente del francés. Eso significa que, si hablas español, pero tienes algunos conocimientos básicos de inglés, podrás aprender con mayor facilidad el idioma francés. Dos ejemplos podrían ser las palabras “hospital” y “bosque”, en inglés “hospital” y “forest”, en francés “hôpital” y “forêt”. La diferencia es la letra “s”, usada en el francés antiguo, ahora sustituida por un acento circunflejo.

Conjugaciones

La conjugación de los verbos en francés es otro de los aspectos difíciles para los estudiantes españoles, ya que en español cada terminación verbal se pronuncia de manera diferente, mientras que en francés solo existen 2 maneras de pronunciar la mayoría de las conjugaciones verbales en tiempo presente (por lo menos en los verbos que terminan en -ER). Un ejemplo de esto es el verbo “comer”, cuya conjugación en francés es “je mange, tu manges, il mange, on mange…”.

En el francés escrito son más complicadas las conjugaciones de los verbos. Como afirman los expertos de Babbel, los verbos son uno de los elementos gramaticales más complejos, pero más útiles, que nos permiten expresar nuestras ideas. Modo, tiempo, aspecto… para hablar mejor en otro idioma, lo primero que se tiene que aprender son los verbos.

Sistema morfológico

En francés, como en español, los sustantivos pueden ser masculinos o femeninos. Sin embargo, para saber si un sustantivo es masculino o femenino, no hay una regla general. Algunas terminaciones o significados nos ayudan a determinar el género de la palabra, aunque siempre hay excepciones. A diferencia del español, en francés hay una gran variedad de formas que se utilizan para distinguir el género femenino del masculino, y para formar el plural de las palabras en ambos casos. Un ejemplo de esto son las palabras “amour” (amor), “orgue” (órgano) y “délice” (delicia), que en singular pertenecen al género masculino y en plural al femenino.

Pronunciación

La pronunciación de las palabras franceses es muy difícil para los hispanohablantes, ya que el francés tiene 37 fonemas, mientras que el español solo cuenta con 24, y tiene muchas letras mudas. Además, varios fonemas del francés son nasales, lo que implica que no solo se debe aprender a pronunciar la palabra, sino que también se debe controlar la respiración al hablar, para que parte del aire pase por la cavidad nasal y las palabras sean pronunciadas correctamente.

Si has decidido estudiar francés no tengas miedo a estas dificultades, porque con el método de estudio adecuado y la motivación necesaria, podrás llegar a tu objetivo.

La mayoría de las veces, de hecho, la diferencia entre la persona que tiene éxito y la que no lo tiene es la actitud. Una persona con una buena actitud frente al estudio, es una persona que no pierde la motivación y tiene un objetivo fuerte y definido. Con constancia y motivación, los resultados llegarán rápidamente.