El Ayuntamiento de Benidorm actualizará la imagen e infraestructuras del tramo con mayor tránsito peatonal de la avenida Severo Ochoa, que es el que discurre entre las calles Zamora y Toledo.

En este tramo se concentran también gran número de establecimientos turísticos, comerciales y de hostelería.

El alcalde, Toni Pérez junto con el concejal de Obras José Ramón González de Zárate, visitaron la zona incluida en la actuación para de esta forma tratar los principales detalles del proyecto con los técnicos municipales y de las empresas que se van a encargar de los trabajos.

Toni Pérez, Alcalde de Benidorm

A este respecto, Toni Pérez explica que “se va a actuar en Severo Ochoa con dos proyectos, que van a discurrir de forma paralela, para de este modo minimizar las molestias a vecinos, usuarios y empresas del entorno”.

El primero se centra en la reposición y mejora de la red de agua potable y alcantarillado, y su ejecución corre a cargo de la concesionaria del agua, Hidraqua, con cargo al contrato.

El segundo proyecto se incluye en el contrato de Mantenimiento y reparación de aceras, con el que se va a renovar el pavimento de las aceras de todo el tramo, dando continuidad a la estética implantada en Ametlla del Mar.

Mejoras en proyecto

Se va a mejorar la movilidad con la creación de una rotonda en el cruce de las avenidas Severo Ochoa y Otto de Habsburgo, dando así más fluidez al tráfico rodado de la zona”. Además, se va a renovar el alumbrado y el mobiliario.

Toni Pérez indica que “seguimos aprovechando la situación de baja actividad turística y de menor densidad de tránsito de los residentes para mejorar la escena urbana y los servicios públicos en puntos de la ciudad en los que en otros momentos del año y con una situación normalizada no sería posible hacerlo con tan poca afección”.

Se espera que las obras finalicen en un plazo máximo de tres meses, coincidiendo con la fecha prevista para la reactivación del turismo internacional.