La denuncia interpuesta por un vecino de la localidad tras sufrir un robo en su propiedad, dio lugar al inicio de las investigaciones dirigidas por la Guardia Civil de Altea.

A partir de este hecho, los investigadores detectaron un ligero repunte desde principio de año de robos en viviendas situadas en la Sierra del municipio.

Uno de los robos tuvo lugar en una casa cuyo propietario vive actualmente en el extranjero. La persona que se encargaba del mantenimiento del domicilio se percató de que varios individuos habían accedido rompiendo algunas ventanas y puertas incluida la del garaje.

Cuando el encargado entró a la vivienda, tras el asalto,  observó como había gran cantidad de objetos amontonados muy cerca de las ventanas y puertas, lo que le hizo pensar  que había sorprendido in fraganti a los autores y que probablemente volverían para perpetrar el robo.  Ante esta sospecha instaló una cámara de video en el jardín.

Pillados In Fraganti

Ese mismo día, el dispositivo captó como tres personas asaltaron de nuevo la vivienda sustrayendo de su interior gran cantidad de objetos decorativos de valor, varias herramientas y joyas.

La visualización de la cámara fue clave para identificar sin género de dudas a dos de los autores, ambos con antecedentes por delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

Finalmente, y gracias a toda la información recopilada por los investigadores, se ha procedido a la detención de dos de los implicados, varones de 47 y 51 años y de nacionalidad española, por su presunta autoría en cuatro delitos de robo con fuerza en interior de vivienda.

Tras pasar a disposición judicial han quedado en libertad con cargos.