Bernabé Cano, pierde sus competencias en Diputación tras recibir la vacuna

Algo se esperaba en los últimos días que sucediera tras conocerse que Bernabé Cano, alcalde de La Nucía y diputado provincial de deportes, había recibido la primera dosis de la vacuna Pfizer a principios de enero.

Razones más técnicas que éticas

Bernabé Cano continúa afirmando que fueron los técnicos de sanidad los que le propusieron ponérsela, una vez finaliza la vacunación protocolaria correspondiente a ese día y al ejercer como médico en la federación deportiva en la que asiste al equipo de su ciudad, el C.F. La Nucía.

Quizás este alegato podría haberse tenido en cuenta más a su favor, o al menos servir de atenuante, si no hubieran aparecido días antes alcaldes socialistas vacunados por los que el Partido Popular provincial exigió responsabilidades inmediatas al Psoe, y si Ciudadanos no hubiera presionado a Carlos Mazón en diputación, en lo que parece haber sido el detonante de la decisión del presidente provincial.

De una u otra forma el alcalde de la Nucía pierde sus funciones como diputado provincial, de forma temporal mientras se investiga su actuación en los hechos, por lo que mantiene su sueldo y su estatus de personal de confianza en diputación, cosa que ya el Partido Socialista califica de incompatible al pretender mantener la dedicación exclusiva.

Los cargos socialistas no dimiten

Lo cierto es que para muchos esta medida puede resultar leve o servir de cortina de humo, pero cabe recordar que los cargos socialistas vacunados han sido expedientados y suspendidos de militancia cautelarmente, cosa no muy entendible tampoco al continuar con sus funciones habituales en sus pueblos y ciudades.

Descontrol de Sanidad

Con protocolo más o menos definido, lo que desde luego no ha funcionado es la planificación y sobre todo el control de las propias vacunas por parte de sanidad.

Resulta de extrema gravedad escuchar razonamientos como «que sobran vacunas sin poner», o que «si no se usan, tendrían que tirarlas», lo que llega a ser hasta ofensivo.

De momento no conocemos que se haya iniciado ninguna investigación ni reconocimiento de los dirigentes sanitarios de la Generalitat Valenciana, que son al final, los más altos responsables de la distribución de las vacunas.