El Ayuntamiento de Benidorm instala tres tramos de cristal en la balaustrada de obra del Paseo de Tamarindos, similar a la que se instaló en El Castell tras su rehabilitación integral.

La actuación municipal además conlleva mejoras en la accesibilidad en uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad.

Un Paseo de Tamarindos, comenta el alcalde, «que ahora limita el tránsito de vehículos a los residentes con vado, que gana espacio peatonal, para la práctica deportiva y para pasear” .

El alcalde recuerda que la iniciativa surge desde el área de Patrimonio Histórico y Cultural  que propuso repetir la experiencia de la lámina de cristal.

En el proyecto se ha trabajado también con las autorizaciones pertinentes de la Dirección General de Costas.

La intervención ha supuesto la demolición del anterior muro de mampostería y la construcción de un nuevo encofrado, en él se ha instalado de un perfil de montaje de acero inoxidable sobre el que se ha fijado la nueva barandilla de cristal laminar de seguridad, con una altura de 110 cm y compuesta por dos láminas de 10+10 mm de espesor.

“La balaustrada tradicional -ha subrayado Pérez- mejora con la introducción de láminas de cristal, al igual que hicimos en su momento en El Castell, que tan buen retorno ha tenido”, no solo para las personas que allí nos acercamos, sino para todos los que nos visitan”. El alcalde se ha mostrado convencido de que ello redundará en la promoción de la ciudad con la “repetición y reiteración de la imagen reproducida en redes sociales”.

Como complemento de esta acción, el Ayuntamiento también ubica en el paseo cuatro nuevos bancos de hormigón, más uno especial y de madera con el eslogan de la campaña #BenidormTeEspera”.