El Ayuntamiento de Villajoyosa a través de la concejalía de Educación, compra un total de 12 desfibriladores portátiles para repartir entre los centros de educación primaria de la localidad.

Se trata de convertir los centros educativos y culturales en edificios cardio protegidos, según declara el edil de Educación Xente Sebastiá, que comenta además que esta  iniciativa es anterior a la llegada del COVID-19, y “aunque ahora las prioridades sean otras, esta medida tampoco sobra”.

Los desfibriladores portátiles serán repartidos entre los centros de educación primaria, educación especial, la escuela de adultos, la biblioteca municipal y Vilamuseu, y también se inicia la solicitud para instalarlos también en institutos.

El coste total de la adquisición de estos desfibriladores portátiles ha sido de 15.000 euros para las arcas municipales.