Macrooperación de la policía nacional y la fiscalía especial contra la corrupción en las localidades de Altea, Finestrat, Alicante, Madrid, Valencia e Ibiza.

Denominada como “Operación Testudo”, se trata posiblemente de una de las operaciones de mayor envergadura en Europa contra la mafia Rusa en los últimos años.

Se han realizado multitud de registros simultáneos, más de una veintena de  detenciones  entre empresarios rusos, abogados, expertos en ciber delincuencia y algunos miembros de la Guardia Civil y Policía Nacional, estos últimos al parecer por hechos menos relevantes como la tramitación de expedientes de regulación de documentos y revelación de secretos oficiales.

La organización principalmente se dedicaba al blanqueo de capitales obtenidos por multitud de delitos informáticos principalmente a bancos de Países del Este, posteriormente invertían grandes sumas de dinero sin clara justificación de su origen en negocios de ocio y restauración, así como realizaban multitud de inversiones inmobiliarias. La policía y fiscalía también constataron durante la investigación que pretendían para sus fines delictivos integrarse en instituciones españolas, intentando corromper a  funcionarios y políticos.