El portavoz de Economía del grupo Popular en Les Corts, Rubén Ibáñez, ha afirmado hoy que los Presupuestos de la Generalitat para 2021 “tienen tres grandes falsedades: no son expansivos, no son realistas y no cumplen con el Plan de Reconstrucción”.

   Ibáñez ha defendido la enmienda a la totalidad del GPP al Proyecto de Ley de Presupuestos de la Generalitat de 2021. El diputado ha afirmado que estos “ni son los presupuestos que esperan los valencianos ni los presupuestos de la recuperación y ocultan una realidad, que por el sistema de financiación vamos a recibir 303 millones de euros menos que el año pasado”.

   “La primera gran duda de este PGV es de qué habla el conseller de Hacienda, Vicent Soler: si de los PGV que aprobó el Consell, que certificó Oltra como secretaria del Consell, que llegaron a les Corts y que luego fueron calificados de falsos, cambiados y manipulados desde el departamento de la vicepresidenta  o de los modificados por el propio conseller, sin aprobarlo el Consell, con más de 170 errores”, ha manifestado Ibáñez.

   El diputado popular ha indicado que los únicos presupuestos que hay certificados por el Gobierno de la Generalitat “no son los presentados hoy por Soler en Les Corts” y ha añadido que estas cuentas “ya no pasarán a la historia como ficticias, sino como falsarias”.

   Además, Ibáñez ha criticado que la importancia que da el Botànic a estos presupuestos, “en medio de una pandemia, es la de discusiones, broncas internas y acusaciones de falsedad” y ha indicado que el Consell “está en descomposición”. “Es un Gobierno que expande falsas expectativas y que lo único que quiere es reconstruir un Consell descompuesto y que pide a gritos un cambio”.

Capítulo de ingresos falso

El portavoz de Economía ha negado que las cuentas sean expansivas. “Están sustentandas en un capítulo de ingresos falso, hinchado y erróneo y habrá partidas que no se podrán cumplir. Soler ha pasado de incluir 1.325 millones de euros ficticios a 1.336 millones, aunque la Sindicatura y el Ministerio de Hacienda le han dicho de forma reiterada que no lo puede hacer. Incluye también las hipotéticas transferencias de fondos de la UE, un importe de 600 millones, sin tener certeza de que vayan a llegar”, ha explicado. Al respecto, Ibáñez ha afirmado que “cuando un socialista habla de expansión, los recortes llaman a la puerta, como en 2019, cuando se recortaron 365 millones de euros”.

   Ibáñez ha señalado que estas cuentas son también “una ceremonia de propaganda para presentar a Puig como hombre de Estado”. “Puig habla de consenso y diálogo, pero cierra secciones sin hablar con sus consellers. La soberbia dibuja un President que prescinde de los suyos y de los demás y no se acuerda de que el President es uno, pero esta Comunitat son cinco millones de ciudadanos. El President debe estar al servicio de los ciudadanos, y no al revés”.

   El diputado popular ha explicado que los PGV no se ajustan al Plan de Reconstrucción por el Covid19. “Ante el inmovilismo del Consell y a propuesta del GPP Les Corts pusieron en marcha una comisión para ayudar a la gente y al final se ha convertido en un márketing de Puig”. “El plan parece no haberse realizado para cumplirse”, ha manifestado Ibáñez, quien ha criticado que de las pocas connotaciones presupuestarias del plan el presupuesto se olvida. “Así sucede con los agricultores, que bajan; con las ayudas a la ganadería, que se quedan igual; la recuperación de partidas industriales pierde 18 millones de euros, la transición ecológica se queda en nada, la ampliación de Pymes se queda en nada también.

Y si alguna línea chirría es la de las ‘kellys’, que Podemos trajo a Les Corts en 2017 y para las que en este presupuesto hay cero euros, es una vergüenza”.

   “El PGV que el Botànic califica de expansivo deja de lado a autónomos, estudiantes, pymes, ganaderos, industriales, se olvida de la gente. Los hosteleros están hundidos, los hoteles cerrados, las empresas con el agua al cuello, las personas en ERTEs se cuentan por miles”, ha añadido.    Por último, el diputado ha señalado que el presupuesto no es realista. “¿Cómo quieren salvar vidas destinando menos dinero a sanidad de lo que lleva gastado hoy?”, ha preguntado. “Sanidad y Educación necesitan más fondos, pero también mejor gestión y una voluntad de cumplir. Desde el PPCV proponemos una alternativa, ajustando el gasto corriente y el sector público. Ajustando solo 600 millones  de euros podrían destinar 100 a Atención Primaria, 80 a hostelería, 110 a turismo, 150 a un plan industrial, 120 a autónomos y 40 millones para el sector primario. Esto sería salvar vidas y salvar la economía”, ha concluido