** En este periodo, la EPSAR sólo ha destinado 120.000 euros, pese a obtener en la última década 12 millones de euros de superávit por el canon de saneamiento

** Ante la infrafinanciación de las instalaciones por parte de la EPSAR, el Ayuntamiento reclamará un cambio legislativo para que las entidades locales puedan gestionar dicho canon

El Ayuntamiento de Benidorm va a realizar “de forma urgente” una nueva inversión en la red de saneamiento y depuración, en este caso con la adquisición de una bomba centrífuga sumergible para las estaciones de bombeo 2 y 3 por un importe de 282.855,66 euros. Según ha detallado el concejal del Ciclo del Agua, José Ramón González de Zárate, la adquisición de esta bomba “eleva a 5,3 millones de euros la inversión desde 2015 en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y en la red de saneamiento hecha directamente por parte del Ayuntamiento o a través de las mejoras obtenidas en el contrato de gestión de las instalaciones”.

En ese mismo periodo, la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (EPSAR) dependiente de la Generalitat Valenciana “sólo ha invertido 120.207,66 euros”, apenas “el 2,26% de la inversión total” que al cierre del año se habrá hecho en estas instalaciones desde 2015. Y ello a pesar de que en la última década la EPSAR ha obtenido “un superávit de 12 millones de euros por el canon de saneamiento aportado por la ciudadanía de Benidorm”; y a pesar también del convenio suscrito con el Ayuntamiento en 2017 que obligaba a la entidad a realizar inversiones en la EDAR que “ni se han licitado”.

Según los datos aportados por el edil, recogidos en un informe del área de Ingeniería, entre 2011 y 2019 el canon de saneamiento aportado por Benidorm asciende a 50.966.917,34 euros, mientras que el coste de mantenimiento de la EDAR, estaciones de bombeo y colectores que ha tenido que asumir la EPSAR ha sido de 38.987.427,95 euros. Estas cifras arrojan un saldo positivo para la EPSAR de 12 millones de euros, a razón de “más de 1,2 millones de euros anuales”.

De Zárate ha explicado que la Ley de Saneamiento valenciana establece que “parte de ese superávit generado por la gestión de la EDAR de Benidorm –entre el 20 y el 30%- debe destinarse al mantenimiento de instalaciones de municipios que son deficitarias, pero no el 100%”. “Hay al menos 8,5 millones de euros que podrían haberse destinado a inversiones para la mejora del sistema y red de Benidorm y algo que no ha ocurrido”. Así las cosas, ha asegurado que “lo que la EPSAR está haciendo a los ciudadanos de Benidorm, y también de los municipios de l’Alfàs del Pi y La Nucia, es sangrante”.

El concejal ha incidido en que esa falta de inversión supone una “dejación de funciones por parte de la EPSAR”, y ha afirmado que “si Benidorm no hubiera invertido más de 5 millones de euros en la red e instalaciones de saneamiento hubiéramos tenido problemas muy graves en la ciudad”, entre ellos, vertidos de aguas residuales a las playas y el mar. Unos problemas medioambientales de los que hubiera tenido que responder el Ayuntamiento como titular de las instalaciones de la depuradora.

Ante la situación de “infrafinanciación de las instalaciones municipales” apuntada por los técnicos en sus informes, De Zárate ha anunciado que “vamos a levantar la voz”. Así al margen de la adquisición de la nueva bomba centrífuga –cuyo coste “trataremos de repercutir a la Generalitat”-, el gobierno local elevará al próximo pleno una moción para “pedir a Las Cortes Valencianas la modificación de la Ley autonómica para que las entidades locales sean las que gestionen el canon de saneamiento”.

El concejal del Ciclo del Agua ha subrayado que “el espíritu de Benidorm es mantener el principio de solidaridad”, pero también poder disponer de los recursos necesarios para asegurar el buen funcionamiento “de nuestro sistema de saneamiento”.

Fondos municipales bloqueados

De Zárate ha recordado que “en 2016, la vicepresidenta Mónica Oltra vendió que se iban a realizar inversiones en todas las depuradoras de la Comunidad”. Sin embargo, al margen de la instalación de un turbocomprensor de levitación magnética –actuación valorada en 120.207,66 euros- a la EDAR de Benidorm “le han llegado cero euros en los años 2018, 2019 y 2020”.

El edil ha explicado que “mientras la inversión de la EPSAR no ha llegado, el Ayuntamiento ha consignado en los sucesivos presupuestos la parte que le correspondía aportar de las obras y mejoras” comprometidas y recogidas en el convenio. En estos momentos, “esos fondos recogidos en el presupuesto municipal de 2020 están bloqueados” y “no podemos disponer de ellos” porque “aunque sabemos que no van a licitar ninguna obra, tampoco nos lo notifican”.