El Ayuntamiento de Benidorm ha publicado un bando con el protocolo y medidas higiénico-sanitarias de carácter especial que se van a adoptar en los cementerios ‘Mare de Déu del Sofratge’ y ‘Sant Jaume’ con motivo de la festividad de Todos los Santos. El alcalde, Toni Pérez, ha indicado que este protocolo “recoge todas las directrices incluidas en los documentos remitidos a tal efecto por la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública y más recientemente por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias”.

El alcalde ha informado que “desde el día 28 de octubre y hasta el 2 de noviembre ampliamos el horario de apertura de los cementerios, que será de 08:00 a 19:00 horas”. Además, “se establecerá un control de acceso para regular la entrada escalonada de personas, evitando aglomeraciones y garantizando en todo momento que se cumplen los aforos establecidos en cada uno de los camposantos: 186 personas de forma simultánea en el cementerio ‘Mare de Déu del Sofratge’ y 1.816 en el de ‘Sant Jaume’”. Además, habrá un dispositivo especial de limpieza para la desinfección continua de los elementos de uso común y los baños públicos.

Durante esos días la entrada y salida se realizará por puntos diferenciados, justamente para evitar la confluencia de personas. Así, la entrada se hará por la entrada principal de cada cementerio, mientras que la salida se efectuará por la puerta auxiliar o secundaria. Tanto en la entrada como en la salida habrá dispensadores de gel hidroalcohólico y en el interior de las instalaciones se señalizarán los itinerarios de circulación. 

Asimismo, la mascarilla será obligatoria y también el uso de guantes para utilizar los elementos de uso común que se van a poner a disposición de las personas que acudan al cementerio: escaleras y cubos. También las fuentes estarán en funcionamiento y los usuarios deberán emplear guantes para su uso.

Toni Pérez ha señalado que “sabemos que es una fecha señalada, pero la situación generada por la pandemia obliga también a adaptar esta celebración y a visitar nuestros cementerios de forma diferente a como lo habíamos hecho hasta ahora. Por eso pedimos que se mantenga la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros, que las visitas sean breves y que el tiempo de permanencia en las instalaciones sea el estrictamente necesario para que el flujo de personas sea constante y todo el mundo pueda acceder al cementerio para visitar y honrar a sus difuntos”.

Por último, el alcalde ha informado que se suspenden las misas que tradicionalmente se celebran en ambos cementerios, por lo que los oficios se seguirán en cada una de las parroquias.