La diputada de Bienestar Social, Mª Carmen Jover, ha destacado que desde la institución provincial “queremos cooperar con las asociaciones que desarrollan programas que se dirigen a sectores de población que por edad, sexo o discapacidad requieren de un tipo de atención más específica, complementando con estas ayudas la actuación municipal en la prevención, promoción, intervención y reinserción social de dichos colectivos”.

Concretamente, las subvenciones se dirigen a 48 asociaciones que trabajan con colectivos con necesidades socio-sanitarias, como las personas que padecen cáncer o alzheimer; a 51 entidades que centran su actividad en personas con diversidad funcional –discapacidad intelectual, física y/o sensorial; a 11 asociaciones que trabajan en el ámbito de la salud mental; a 9 que lo hacen con menores y jóvenes en situación de protección o riesgo social y a 10 que dirigen su actividad a población en situación de especial vulnerabilidad social.

Soporte social y emocional, estimulación cognitiva, vida saludable, servicios de atención temprana y de respiro familiar o rehabilitación, información y asesoramiento son algunos de los programas que se sustentan gracias a las ayudas de la Diputación de Alicante.