El portavoz de Economía del Grupo Popular en Les Corts, Rubén Ibáñez, ha afirmado hoy que con el Consell de Puig “solo vamos hacia atrás en materia de financiación y de déficit”.

   Ibáñez se ha pronunciado así al inicio de la reunión mixta Consell-grupos parlamentarios que se celebra hoy en Les Corts. El diputado popular ha criticado que el encuentro se celebre “para algo que ya acordamos en octubre de 2018: pedir un fondo de 1.325 millones de euros al Gobierno de España” y ha añadido que el problema “es que el conseller Soler no lo pidió”.

   “Con Puig los valencianos estamos dando pasos hacia atrás. Ahora se pide un déficit asimétrico, que el Gobierno del PPCV consiguió en 2013, y venimos a esta reunión a demandar un fondo adicional que ya acordamos en octubre de 2018 y así consta en las actas de aquella reunión”, ha explicado. “Por tres veces le he preguntado al conseller en sede parlamentaria cómo lo ha pedido y lo único que ha contestado es que tiene muy buena relación con el Ministerio”, ha lamentado Ibáñez.

   El portavoz de Economía se ha referido a la petición de algunos grupos de que la Comunitat tenga un déficit similar al del País Vasco. “Lo que se plantea es un déficit asimétrico y es de justicia recordar que no solo lo planteó, sino que lo logró el Gobierno de Alberto Fabra en 2013. Se consiguió un déficit asimétrico para la Comunitat Valenciana, diferenciado del resto de España, con las críticas entonces del PSPV y de Compromís”.

   “Lo cierto es que si la financiación es asimétrica el déficit debe ser asimétrico, pero no de ahora, de siempre. Y tener un déficit como el del País Vasco no nos iguala, porque estamos aún por debajo, debería ser un déficit superior al del País Vasco”, ha señalado. El diputado ha dado la bienvenida a los grupos a una posición “que un Gobierno del PPCV consiguió”. “El Gobierno de Puig, en cambio, ha sido incapaz en cinco ejercicios de lograr un déficit asimétrico”, ha añadido.

   Además, Ibáñez se ha referido al nuevo sistema de financiación, que sigue pendiente. “A fecha de hoy el Gobierno de España ya ha incumplido el acuerdo de investidura con Compromís, que pactaba ocho meses para el modelo de financiación. A nadie le extraña porque Sánchez es un presidente sin palabra y sabíamos que no lo iba a cumplir”, ha afirmado.