A tenor de todo cuanto estamos viviendo este año a causa del COVID-19 y siendo conocedores de que el virus se encuentra aún entre nosotros, la comisión de festejos y el ayuntamiento han optado por tomar esta dura decisión velando en todo momento por la salud de la ciudadanía.

Con los datos es la mano no resulta viable la realización de estas fiestas, teniendo en cuenta las medidas de seguridad y la reducción de aforos que marca la ley.

Esperamos que el conjunto de vecinos y vecinas entiendan que la decisión se ha tomado para asegurar el bienestar de toda la ciudadanía y que, para las personas encargadas de tomar esta decisión, suspender una de las principales señas de identidad de nuestro municipio constituye una decisión muy dolorosa pero necesaria.

Desde este momento empezaremos a pensar y a trabajar para que las próximas fiestas en honor a San Miguel marquen el resurgir de un pueblo próspero, festivo y hospitalario como es La Vila.