Una de las mejoras en cuanto a Higiene y Seguridad que Hospital Clínica Benidorm ha implementado a través de sus Servicios de Medicina Preventiva, Limpieza y Calidad, es la desinfección de las instalaciones con tecnología de luz ultravioleta UVC, que acaba con cualquier microorganismo de forma segura, rápida y eficaz.

La energía germicida UVC penetra en la membrana celular de los microorganismos causando un daño irreparable en su ADN, que en poco tiempo acaba con ellos totalmente. Se trata de una intervención ambiental que reduce tanto la propagación por contacto como la transmisión de agentes infecciosos (como bacterias y virus) a través del aire.

Los Servicios de Medicina Preventiva y Calidad de Hospital Clínica Benidorm han añadido esta tecnología a sus protocolos de Higiene y Seguridad contra el COVID-19 para complementar la limpieza a fondo de estancias y áreas críticas; principalmente en quirófanos y en habitaciones o estancias que hayan acogido pacientes con microorganismos multirresistentes o de especial vigilancia.

Esta nueva tecnología se lleva a cabo cumpliendo los requisitos de la norma de Calidad UNE-0068. Este es un paso más dentro de las políticas de Calidad y Seguridad de la organización que quiere asegurar la mejor asistencia sanitaria a sus pacientes y aportar la tranquilidad que estos necesitan.

Aún con la eficacia probada de esta técnica, el Servicio de Medicina Preventiva de Hospital Clínica Benidorm ha insistido en que “la medida más eficaz para la prevención de infecciones por el SARS-CoV-2 sigue siendo el lavado de manos, la protección con mascarilla, la distancia social, la limpieza con detergentes y desinfectantes y la aplicación de biocidas autorizados por el Ministerio de Sanidad”.

Técnica lámparas de luz ultravioleta UVC

HCB cuenta con el Sistema móvil UV de Desinfección Sanuvox ASEPT.2X que utiliza dos lámparas intercomunicadas sin cables que esterilizan una habitación convencional o un quirófano en menos de 10 minutos. Su manejo es totalmente remoto y seguro para el equipo de Limpieza de HCB, para los pacientes y usuarios del centro.

La luz ultravioleta (UV) es una forma de luz invisible para el ojo humano, ocupa parte del espectro entre los rayos X y la luz visible. La longitud de onda UVC ataca a los microorganismos a nivel molecular desactivando y destruyendo los contaminantes. Con una dosis de energía UVC de 400 mJ/cm2, todos los patógenos epidemiológicamente importantes (EIP) conocidos, incluidas las esporas de Clostridium difficile, se vuelven inertes.