Finestrat cuenta desde hoy con su primer  centro de compostaje comunitario destinado a convertir los restos orgánicos y de poda en fertilizante natural. Este centro se encuentra en una parcela municipal de 1.000 metros ubicada en La Foia y forma parte de un proyecto de educación ambiental que engloba, a su vez, las parcelas del futuro huerto ecológico municipal. La construcción de este centro ha sido subvencionada al 100% desde la Diputación de Alicante con una inversión de 12.000€.    El alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez, y el diputado de Medio Ambiente, Energía y Residuos sólidos, Miguel Ángel Sánchez, visitaron hoy esta nueva instalación junto al concejal de Medio Ambiente, David Alarcón, y los técnicos responsables del consistorio, Felipe Martínez, y de la Diputación,  Juan Romero, Jorge Blanco y Antonio Fernández.

El compostaje es un proceso de transformación natural de los residuos orgánicos (restos de poda y restos de comida que se tira habitualmente a la basura…) para obtener compost, un abono natural que sirve para aportar nutrientes a la tierra. La nueva instalación de Finestrat tiene una capacidad de tratamiento de cerca de 14.000 kilos de biorresiduos al año y puede dar servicio a unos 150 habitantes, ayudando así a cumplir los objetivos de reciclaje establecidos en la legislación, además de fomentar las actividades de educación ambiental entre los escolares de los centros de Finestrat.  

En la visita de esta mañana el alcalde, Juan Francisco Pérez, afirmó que “uno de nuestros mayores compromisos con la ciudadanía es seguir aplicando políticas de ahorro energético, consumo de agua y sostenibilidad. En este sentido, nos pareció muy apropiado construir el primer centro de compostaje comunitario de Finestrat donde podremos crear fertilizante natural a partir de los residuos orgánicos y restos de poda”.

Esta instalación forma parte de un proyecto de educación ambientalque incluye habilitar un compostador de 270 litros de capacidad en los dos centros educativos “Puig Campana” y “Balcó de Finestrat” para que el alumnado aprenda a separar y crear compost de manera fácil y sencilla.  “De esta manera fomentaremos que los escolares sean testigos, en 1ª persona, de  la importancia de separar los residuos en origen y el resultado del proceso al ser capaces de convertir toda la materia orgánica que sobra en sus coles en compost de calidad. Además, representa el primer paso hacia la instalación en próximas fechas del conocido como 5º contenedor, utilizado para separar y recoger de manera selectiva la materia orgánica, que representa el 40% del total de residuos que se recoge en nuestro país”.  El alcalde agradeció la inversión de 12.000€ de la Diputación en este centro “que será muy provechosa por el componente de concienciación sobre la importancia de separar y reciclar y, al mismo tiempo,  formará parte de un proyecto muy especial de huertos ecológicos para los vecinos  que quieran cultivar sus propios productos aprovechando el fertilizante natural que aquí generaremos”.  

Por su parte, el diputado provincial de Medio Ambiente, Miguel Ángel Sánchez,  afirmó que “la instalación  de Finestrat es ejemplo del compromiso del gobierno local con la sostenibilidad y con un modelo de gestión responsable y respetuoso con el medio ambiente. La finalidad fundamental es pedagógica, añadió,  para mostrar a la ciudadanía la necesidad de cambiar hacia un modelo de gestión más sostenible, sobre todo relacionado con la materia orgánica ante la introducción del 5º contenedor antes de que finalice el año. Esto representará un cambio muy potente con importantes beneficios económicos, sociales y, sobre todo, medioambientales al reducir la frecuencia de recogida y las toneladas de residuos destinadas a tratamiento”.  

El centro de Finestrat está compuesto por varios módulos de compostaje, espacio de almacenamiento del compost y material estructurante. Cuenta con dos líneas de tratamiento y, en cada una, se puede gestionar al día hasta 18 kilos de FORS (Fracción Orgánica Recogida Selectivamente). Además, desde Diputación han dotado al consistorio con las herramientas y el material necesario para la gestión y control del proceso (termómetros, básculas, palas…etc) y para recoger los residuos orgánicos.

En lo que se refiere al sistema de recogida de residuos, la materia seca o estructurante procederá del Huerto Urbano municipal que se encuentra en la misma parcela y también del excedente de los trabajos de jardinería de las brigadas municipales; respecto a la materia húmeda llegará desde los comedores escolares del CEIP “Puig Campana” y “Balcó de Finestrat” y también del Huerto Ecológico.  En cuanto al mantenimiento y supervisión se realizará desde el Departamento de Medio Ambiente y Agricultura en colaboración con los Servicios Técnicos Municipales.

Los beneficios medioambientales de este sistema son múltiples pues proporciona un compost de calidad para las plantas, mejora la salud del suelo de manera natural sin compuestos químicos y también permite la gestión de parte de los residuos de la poda generados en el propio municipio al incluirlos en este proceso de reciclaje.