La Corporación municipal de Benidorm ha aprobado hoy por unanimidad suspender definitivamente el cobro de la tasa por la instalación de mesas y sillas correspondiente al periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 31 de marzo de 2021, para “aliviar la situación que está viviendo el sector de la hostelería y la restauración como consecuencia de la crisis de la Covid-19”. La propuesta inicial del alcalde, Toni Pérez, ha sido refrendada por el propio gobierno y el grupo municipal socialista, y modifica la Ordenanza Fiscal número 20 reguladora de la tasa por la utilización privativa y el aprovechamiento especial del dominio público local, para incluir la suspensión del cobro en el periodo indicado, “disminuyendo así en gran medida la carga fiscal por este concepto de los establecimientos”.

La concejal de Hacienda, Aida García Mayor, ha incidido en que esta parte de “la convicción de que se han de buscar e impulsar cuantas medidas sean legalmente factibles para ayudar al sector” de la hostelería y restauración y “al tejido productivo de nuestra ciudad”, evitando o reduciendo “en la medida de lo posible” las “cargas impositivas” que podrían derivar “cierres y destrucción de empleos, afectando y agravando la situación económica de muchas familias”.

García Mayor ha recalcado que “por imperativo legal”, el Ayuntamiento deberá girar a los establecimientos una liquidación proporcional por el periodo transcurrido entre el 1 de enero y la entrada en vigor del estado de alarma; un periodo en el que ejercieron su actividad con normalidad.

El pleno ha fijado la partida de gasto de las cuentas de 2020 que quedará indisponible para garantizar el equilibrio presupuestario, mientras que en el presupuesto de 2021 habrá que tener en cuenta la disminución de ingresos derivados de esta tasa. 

Esta modificación deberá ahora someterse a información pública por el plazo de un mes antes de entrar en vigor.