Es el único fortín romano de la época tardo-republicana excavado “en extensión” y será un referente internacional

una importante delegación del Consistorio municipal encabezada por el alcalde Toni Pérez y la concejal de Patrimonio Histórico Ana Pellicer, han girado visita a las actuaciones que han finalizado la musealización del castellum romano del Tossal de la Cala, del siglo I a.C.

El resultado es fruto de los trabajos iniciados en 2017 y que hoy han alcanzado fase de plenitud poniendo al alcance de todos los residentes y visitantes la realidad de una estructura de características únicas, bien documentada en la Historia.

Para el alcalde, Toni Pérez, la musealización del ‘castellumn’ es también “un homenaje a todas las generaciones de benidormenses que no lo disfrutaron; que se hicieron grandes sin saber que ya eran grandes de por sí”, destacando la importancia que los arqueólogos Feliciana Sala y Jesús Moratalla habían destacado ante los seis paneles explicativos –en castellano, valenciano e inglés- sobre los aspectos más destacados de la estructura y utilidad de esta construcción militar romano.

Sala y Moratalla explicaron que han desarrollado su labor sobre un yacimiento muy trabajado por el paso del tiempo y personas y que han conseguido colocar este fortín romano en las referencias de estudio del siglo I a.C.

Pérez indicó la voluntad de “poner recursos a disposición la ciencia, la investigación y la arqueología para poner en valor la historia de Benidorm” para dedicárselo también a las nuevas generaciones de benidormenses” porque tiene el sentido de la Historia.

Destacó el alcalde su convencimiento, junto a los arqueólogos, que el 20% del yacimiento que queda por trabajar “encierra mucho más” y que las actuaciones llevadas a cabo ahora buscan “la difusión y pedagogía cultural de un pasado con relevante interés histórico”.

Recordó Toni Pérez que, tras 5 campañas veraniegas en colaboración con la Universidad de Alicante, en 2017 realizó una inversión inicial de 105.000€  “que nos permitieron un salto en calidad en la intervención” como antesala del proyecto ahora finalizado, cuantificado por la concejalía de Patrimonio Histórico en cerca de 500.000 €, de los cuales obtuvimos 205.000€ de fondos FEDER y 292.000€ nuevamente a cargo del presupuesto municipal, completando todo el proceso desarrollado: obras de consolidación del fortín; exhumación de las estancias localizadas en anteriores campañas arqueológicas, puesta en valor el yacimiento, mejorar la accesibilidad, los elementos pedagógicos, así como el aspecto estético y visual. Ya en los primeros días de marzo de este año, previo al confinamiento, se reconstruyó la calzada romana principal a partir de la cual se establece el itinerario de visita,

El alcalde destacó que “hay que saber priorizar: atender lo urgente, pero también lo importante” y en esta actuación han coincidido, en su momento, ambas cuestiones tal y como lo ha tenido en cuenta, destacó, desde el minuto uno la Concejalía de Patrimonio histórico que lidera Ana Pellicer “que siempre ha tenido muy claro que este era uno de los objetivos de su acción política” y ha puesto en valor y añadido “un nuevo atractivo al potencial de Benidorm”.

Este proceso ha culminado con la identificación de los espacios y su diferenciación en función de la vida diaria del fortín y la instalación de paneles informativos sobre el ‘castellum’ y sus estructuras para que sea comprensible a los visitantes.

La visita, destacó el alcalde ante los miembros de la Corporación, “ya está abierta”, aunque de momento es restringida por la situación y afección normativa de la pandemia, pero “a partir de 15 de septiembre programaremos visitas guiadas para toda la población”. Al finalizar la visita la doctora Sala destacó que el trabajo había sido gratificante al haber recuperado para la ciencia un yacimiento arrasado y perdido” que ahora “se recupera como bien inmueble patrimonial de la ciudad de Benidorm”. En este sentido, Sala recordó que a partir de ahora “las cuestiones de fortificación y arquitectura militar tendrá como referente el Tossal de la Cala”. Por su parte, Jesús Moratalla señaló que estábamos ante un “documento histórico excepcional, pues no hay más y menos en es