El piano y su voz. Con esas dos credenciales se presentó anoche Pablo López sobre el escenario del auditorio Julio Iglesias del Parque de l’Aigüera, y bastaron para deleitar a un público que completó el aforo del recinto –totalmente adaptado a toda la normativa e instrucciones sanitarias- y que acompañó al malagueño en la interpretación de cada uno de sus temas.

Durante cerca de dos horas, el artista no sólo compartió su música. También impresiones, anécdotas y bromas se intercalaron en el repertorio, compuesto por temas de sus tres discos publicados y alguna de las canciones que estarán incluidas en el cuarto, que verá la luz a final de año.

Arrancó la noche con ‘Debería’. Luego llegarían ‘Lo saben mis zapatos’, ‘Tu enemigo’, ‘Hijos del verbo amar’, ‘Tempo’ y la también reciente ‘Mariposa’ y así hasta una decena de canciones más, para rematar la noche prácticamente ‘a capella’ con ‘El Patio’.

Esta noche el auditorio Julio Iglesias del Parque de l’Aigüera volverá a llenarse de música, la de Pancho Varona, que hará un recorrido por los temas más conocidos de su extensa discografía, muchos de ellos compuestos mano a mano durante más tres décadas con Joaquín Sabina.