El alcalde Toni Pérez y los concejales de Participación Ciudadana, Ana Pellicer, y Obras, Espacio Público y Limpieza Viaria, José Ramón González de Zárate, han girado una visita a las actuaciones que se han desarrollado y se están finalizando en la zona del Rincón de Loix, acompañados por representantes vecinales y los vicepresidentes del Consejo Vecinal, Teresa Garrido y Manuel Sánchez Notario.

Ha sido una nueva toma de contacto in situ con los planteamientos vecinales y ha servido para comprobar la realidad de la zona en estos momentos y las reivindicaciones vecinales.

La visita se ha centrado en las actuaciones en la Avenida de l’Ametlla de Mar y las fases de adecuación de la escena urbana y cambio de las luminarias. Toni Pérez ha destacado que se trataba de la adecuación “del segundo tramo de l’Ametlla de Mar, desde Juan Fuster Zaragoza hasta confluencia con calles Zamora y París”, que se ha resuelto con una rotonda. Se trata de obras, indicó el alcalde, que van “adecuando la escena urbana y la movilidad en momentos difíciles”, como este, “en los que mantenemos ciertas inversiones que nos permitan preparar Benidorm para lo mejor”.

Pérez señaló la importancia de las actuaciones que se desarrollan atendiendo las inquietudes vecinales, resaltando “la baza del diálogo permanente con las Asociaciones de Vecinos, a través del Consejo Vecinal, en un espíritu de cogobernanza, que estamos haciendo posible desde 2015”.

Recordó el alcalde que las “propuestas vecinales que son contrastadas por los técnicos municipales y pueden tener impulso político en la acción de gobierno se llevan a efecto”. Y se centró en esta realización en el Rincón de Loix, comenzando de abajo hacia arriba, que suponen una “ordenación de los cambios de movilidad replicando un modelo estético y de organización, que ya se empleó en la Avenida Jaime I, que tan buen resultado ha dado con el paso del tiempo.

Se trata, destacó el alcalde de “operaciones globales” que a través de estas acciones puntuales finales “se complementan con otras para mejorar el entorno”. En este sentido, señaló que los proyectos para las calles Roma y Rotterdam ya están preparados y que el conjunto de las actuaciones en el Rincón, y en Benidorm en general, vienen a confluir “con el mandato europeo en la ordenación de aceras, renovación de arbolado, carriles bici y ciclo-vías” que suponen “movilidad más pausada y tráfico más tranquilo” con el objetivo final de “lograr espacios para que el peatón vaya apoderándose de la trama urbana”,  lo que coincidirá, indicó Toni Pérez, “con una reactivación económica de zonas de Benidorm que se van convirtiendo en espacios de vivir la calle, algo que nunca debió haber perdido”. Con esta premisa, abundó el alcalde, “contribuimos a generar buenos valores y un mundo mejor”

La visita ha finalizado en el último tramo del Paseo Marítimo de Levante, el final de la Avenida de Madrid, retirando el módulo de aseos allí instalado –que se ha instalado en la avenida de l’Ametlla de Mar-, y preparando la futura actuación sobre el mismo. Toni Pérez señaló que esta intervención “supone una mejora del espacio público”. Se trata, explicó “de la ordenación del último vial del Paseo de Levante, hasta el hotel Nadal y el embarcadero de Punta Llisera, mejorando la estética, por ser un enclave único que hay que proteger con mimo”.