El alcalde, Juan Francisco Pérez, visitó esta mañana la piscina municipal después de culminarse los trabajos de adaptación de esta instalación a las medidas de seguridad anti COVID-19 con una inversión cercana a los 50.000€.  Estas actuaciones han incluido la renovación integral de la piscina infantil, el pavimento perimetral, el césped del área recreativa de la piscina grande, la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico para la desinfección de manos en accesos, los elementos de desinfección de calzado, de toma de temperatura y los carteles informativos con las principales medidas del Plan de Contingencia de la piscina.  En esta visita el primer edil estuvo acompañado por el Primer Teniente de Alcalde, Víctor Darío Llinares, el edil de Mantenimiento, Tomás Sellés  el concejal de Deportes, David Alarcón, además de los técnicos municipales encargados del Plan de contingencia de la piscina.

En palabras del alcalde, Juan Francisco Pérez, “un año más abrimos nuestra piscina municipal, reformada hace menos de 2 años. En esta ocasión se ha demorado la apertura debido a las circunstancias excepcionales actuales.  Desgraciadamente convivimos con el COVID-19 y debíamos adaptar las instalaciones a las necesidades de seguridad que nos marcan las autoridades sanitarias para evitar rebrotes. Para ello, hemos invertido 50.000€ en adaptar la piscina infantil a estas nuevas necesidades y también en desinfección, mantenimiento y aumentar la frecuencia de limpieza de toda instalación.  También hemos activado mecanismos especiales para la desinfección de manos, del calzado y para tomar la temperatura en los accesos”.

Entre las principales medidas de seguridad el Plan de Contingencia de la piscina contempla el uso obligado de mascarilla en las entradas y salidas, guardar la distancia mínima de seguridad de 2 metros, seguir en todo momento las indicaciones del personal y no superar el aforo que será de 225 personas en toda la instalación. Dentro de la piscina grande no se podrá superar el aforo de 78 personas y el límite dentro de la piscina infantil será 9 personas. Para controlar el aforo se ha establecido una tarifa de 1’80€ para los usuarios salvo los menores de 13 años y los mayores de 65 para quienes será gratuito “con el objetivo de evitar aglomeraciones como las que hemos tenido en veranos anteriores”.  Por último, el alcalde lanzó un mensaje a la ciudadanía “para que disfruten de esta instalación nueva, moderna, segura desde la responsabilidad y siguiendo todas las medidas indicadas para evitar rebrotes”.

La piscina abrirá mañana, en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas, con personal municipal que supervisará los accesos y personal de socorrismo para velar por la seguridad de los bañistas.