Así es, los Comerciantes de Benidorm lanzan el mensaje de socorro “S.O.S”, dirigido especialmente a la administración Nacional, Autonómica y Local cual náufragos en mitad del océano y es que, el tejido representado por el autónomo, micropyme y el de la pequeña empresa está a punto de desaparecer en un 60%, según las inquietudes y preocupaciones transmitidas a Aico por sus Asociados.

Esta situación provoca un efecto dominó que genera incertidumbre e inquietud al empleo, a la liquidez financiera, al atractivo turístico, al futuro económico de la ciudad así como a la paz social y de convivencia y por tanto, una realidad atípica y extraordinaria como esta necesita de medidas atípicas y extraordinarias en donde el esfuerzo lo hagamos TODOS, no solo una parte de la población activa o parte del tejido empresarial privado.

Mientras tanto, las diferentes Administraciones Públicas con sus diferentes colores políticos, siguen enzarzadas en disputas internas mirándose al ombligo y aplicando medidas insuficientes y deficientes que siguen beneficiando a los mismos, a la gran distribución y a la gran empresa o a las compañías que amenazan con un cierre de sus instalaciones provocando los grandes titulares en los medios de comunicación. La falta de consenso, unión, propuestas, apoyo, trabajo compartido e implicación político/pública nos dejan un mensaje y una actitud preocupante, “sálvese quien pueda que yo ya estoy salvado, quien pueda aguantar que aguante y quien no, pues se siente”.

Consideramos que el Gobierno de España no puede generar la incertidumbre e inestabilidad económica que está provocando, como así se recoge en los diferentes estudios macroeconómicos de la Unión Europea o de las que se han elaborado por las diferentes organizaciones mundiales.

Esto mismo ejemplo se plasma con la aprobación y acuerdos alcanzados en el último segundo en relación a los Ertes, que se han pactando con un margen de tiempo insuficiente para marcar una línea de trabajo empresarial a corto y medio plazo que a nuestro entender, dicho pacto se debería de haber llegado como mínimo hasta el mes de abril de 2021.

Las mal llamadas “ayudas” (líneas de financiación habilitadas a través del ICO), como así se publicitan desde el Gobierno y que en realidad no son ayudas, son créditos y préstamos que aumenta el endeudamiento al autónomo y al empresario que necesita seguir manteniéndose a flote y que, para poder acceder a una de estas partidas económicas, se exigen más garantías de solvencia por parte de las entidades financieras incluyendo el patrimonio personal de cada empresario, y por tanto, generando un endeudamiento extra al negocio cuando en realidad el destino del dinero concedido (en caso de ser aprobado), se aplica en un 80% a cumplir y pagar las obligaciones fiscales del mismo Estado, Impuestos Autonómicos y Municipales.

Las iniciativas de ayudas autonómicas para evitar la quiebra y falta de liquidez de autónomos y pequeñas empresas, no han conseguido su objetivo y a la vista está, que muchos establecimientos y locales ya no han podido abrir sus persianas, otros siguen cerrados por la dudosa viabilidad que esta situación está provocando y los establecimientos que están abiertos se están pensando en cerrar ante la falta de apoyo fiscal, consumo y los costes fijos que siguen sin cesar que un simple negocio conlleva (luz, alquiler, medidas extraordinarias de prevención, etc…).

En cuanto a las acciones municipales consideramos que hay una falta de voluntad política para que acciones e inversiones favorezcan a corto plazo al comercio y la restauración. Necesitamos acciones contundentes para seguir siendo atractivos al único turismo que a fecha de hoy podemos aspirar y que en gran medida el medio de desplazamiento que van a utilizar para llegar a nuestro destino va a ser el vehículo privado. Por tanto las acciones deben ir dirigidas a facilitar el acceso y la comodidad del turista, flexibilizando el uso de ciertos espacios de parking habilitados solo a residentes, así como la municipalización del parking de L´Aigüera que sorpresivamente no se ha producido, cuando así nos lo trasladó el Alcalde en un encuentro mantenido en su despacho con diferentes comerciantes de la ciudad.

Así mismo instamos a la mediación del Alcalde con los “grandes” propietarios inmobiliarios de la ciudad, para minimizar el efecto negativo que genera los cierres de los locales y oficinas, siendo éste, uno de los motivos que más preocupación está generando al tejido comercial, al tratarse de importes de alquiler desfasados en la actualidad y sin mencionar a fondo, las incomodidades y perjuicios ocasionados por las diferentes obras inacabadas que estamos sufriendo tras dos años desde su inicio.