El alcalde, Juan Francisco Pérez, explicó que «gracias al superávit presupuestario con el que cerramos el ejercicio 2019 hemos podido cancelar de manera anticipada esta deuda de 800.000€ y, al mismo tiempo, ahorrar en los próximos 5 años más de 165.000€ a las arcas municipales».  En este sentido, el primer edil puso como ejemplo la gestión del remanente positivo de tesorería que se está realizando desde el gobierno local de Finestrat «porque en los últimos 4 años hemos sido capaces de reducir la deuda en 7’5 millones de €».  «Nosotros hemos destinado parte de ese superávit a amortización anticipada de deuda y, a la vez, a más de 1’2 millones de euros en ayudas sociales. Con todo ello, añadió el alcalde, lo que venimos a reflejar es la importancia de que los Ayuntamientos, que son la administración más cercana y que mejor conoce las necesidades de sus vecinos, dispongan de un sistema eficaz de financiación para apoyar a las familias, a los autónomos, micropymes y a las personas que necesitan ayuda económica porque, entre otras cuestiones, todavía están pendientes del pago de los ERTES por parte del Gobierno Central». 

En este sentido, el alcalde fue crítico con la pretensión del Gobierno de disponer de los remanentes de los Ayuntamientos.  «Esto nos hubiera dejado sin liquidez y no hubiéramos tenido recursos ni para cancelar deuda ni para ayudar a la ciudadanía con más de 1 millón de euros para hacer frente a la crisis sanitaria y socioeconómica causada por el Covid-19»