El mercadillo de la Vila Joiosa no se celebrará este jueves sino que arrancará la próxima semana debido a cuestiones organizativas. La celeridad con la que se ha autorizado la celebración de mercadillos y las medidas de seguridad a adoptar ha hecho que la apertura se retrase hasta el próximo jueves 7 de mayo.

De los más de 200 puestos que suele tener el mercadillo vilero habitualmente solo 39 estarán activos puesto que los demás no son de alimentación. Entre las medidas de seguridad a adoptar, entre cada puesto habrá una distancia mínima de 2 metros y medio y se permitirá el acceso al interior de los vehículos de los paradistas que actuarán de separación entre los puestos.

Por otra parte, el Ayuntamiento de la Vila Joiosa instalará 200 vallas que se encargarán de separar los mostradores de los puestos, con un mínimo de 2 metros, de los clientes, que no podrán tocar el género, teniendo que realizar la comanda a distancia. Las vallas servirán también para crear salidas y accesos diferenciados para cada parada.

El concejal de Comercio, Josep Castiñeira, asegura que “se instalará un sistema de pasillos con vallas para que se mantenga una distancia de seguridad de 2 metros de las personas respecto a las paradas”. Además, el edil de Comercio recuerda que “desde la concejalía se facilitará mascarilla e hidrogel para el lavado de manos a los clientes, así como máscaras protectoras para el rostro de los paradistas que no dispongan de ellas”.

Solo se habilitarán dos de las cinco entradas habituales del recinto y habrá vigilancia policial, estando el aforo limitado a un centenar de personas, quedando el límite de aforo del recinto a criterio de la Policía Local.