Con los votos a favor del Equipo de Gobierno, Compromís-PSOE,  y la abstención del Grupo Municipal Popular han quedado resueltas las alegaciones presentadas por los interesados en el proceso de extinción de la prestación del servicio de agua potable en Mascarat y la Mallá. Tanto Ciudadanos como Altea amb Trellat se han ausentado del pleno por tener sus representantes relación directa con las empresas afectadas.

Como ha explicado el edil de Ciclo Hídrico, Diego Zaragozí, el expediente de recuperación del servicio de agua potable en los ámbitos de los Planes Parciales de Mascarat y la Mallà se remonta a 2015. Un expediente complejo que hoy ha cerrado el proceso de asunción del servicio de aguas y saneamiento  por parte del Ayuntamiento y que se inició debido a las  graves deficiencias en la prestación del servicio por parte de Aguas Potables de Bernia S.L.

El Pleno aprueba del mismo modo adscribir temporalmente los servicios a la concesionaria municipal para garantizar la continuidad de estos servicios y realizar los estudios y medidas de choque para verificar los problemas concretos de la red y la toma de datos necesarios para poder elaborar el proyecto para el restablecimiento de la red, de su funcionalidad y reducir las pérdidas que vienen sufriendo.