Aquí pueden consultar el recorrido completo: https://drive.google.com/open?id=1XFf69T_crhhRtnoVAqU_uGFeenQETUiE&usp=sharing

El vehículo, un autobús discrecional, se encontraba en el aparcamiento de la empresa propietaria del bus al lado de las gasolineras situadas en la salida de Benidorm hacia Alfaz del Pi. Según apuntan fuentes policiales, un hombre de nacionalidad británica saltó la verja de las instalaciones cerca de las tres de la madrugada y accedió hasta la sala dónde se encontraban las llaves de todos los autocares.

Tras poner en marcha uno de los autobuses, salió del aparcamiento y condujo de forma temeraria durante más de cuatro kilómetros, recorriendo en el vehículo el trayecto que se muestra en el mapa: salió desde la Avenida de la Comunidad Valenciana pasó por la Vía Emilio Ortuño y giró por la Calle Finestrat en dirección contraria para seguir por calle Esperanto y subir, de nuevo a contra mano, por la avenida del Doctor Orts Llorca, para seguir por Avenida Alfonso Puchades, Avenida de Andalucía, Calle Grecia – donde se encuentra la Policía Local – hasta abandonar el autobús en la Avenida de Bélgica.

Tras pasar por delante del retén de la Policía Local, los agentes se desplegaron rápidamente para iniciar su persecución. Sin embargo, en escasos minutos encontraron el autobús abandonado en mitad de la Avenida de Bélgica, por lo que se produjo una batida rápida que saldó con la detención del infractor en la Parroquia San Francisco de Asís -al final de dicha avenida en sentido contrario- dónde la Policía Local lo localizó agazapado en unos arbustos del exterior. El acusado intentó huir y se resistió cuando los agentes lo interceptaron. En estos momentos se encuentra en prisión, tal y como determinó la juez.

Durante más de cuatro kilómetros la conducción temeraria del autobús causó daños importantes a 39 vehículos con la embestida a coches y motocicletas que estaban estacionados, siendo también dañada la furgoneta de atestados de la Policía Local.