En concreto esta zona de juegos se ubica a la altura del Paseo de Tamarindos, una zona de marcado carácter familiar según ha destacado la edil de playas, Mónica Gómez.

La zona está destinada a niños de entre 3 y 7 años y decorada con elementos que evocan el fondo marino en 54 metros cuadrados. Corales, delfines, focas, cangrejos y peces se reparten en este espacio que cuenta con diversos toboganes y plataformas.

La de Tamarindos es la segunda zona de juegos infantiles instalada sobre la arena de la playa de Poniente, aunque, según nos adelantan, no va a ser la última”, ya que “los técnicos están estudiando posibles nuevas ubicaciones para otros espacios lúdicos de estas características”.