El grupo municipal socialista de Benidorm ha denunciado el estado de abandono de esta infraestructura municipal y la “lamentable” imagen que ofrece la estación de autobuses a los miles de personas que pasan por ella cada día.

El portavoz socialista, Rubén Martínez, ha recordado que en agosto de 2017 el PSOE llevó a pleno una moción, que fue rechazada, para que el Ayuntamiento arreglase los desperfectos de la estación de autobuses para después pasarle la factura al concesionaria.

Por su parte, el edil socialista Conrado Hernández ha señalado que la estación de autobuses es la “vergüenza” de Benidorm y que ha llegado a una situación límite.

El Gobierno municipal ha contestado a esta denuncia. La portavoz popular Lourdes Caselles ha asegurado que existe una gran preocupación por la estación de autobuses y que se está trabajando en ello. Caselles, también ha explicado que el alcalde de Benidorm tuvo una reunión el lunes pasado con los dos habilitados nacionales, el secretario municipal y el interventor de las partes implicadas para desatascar esta situación. La edil popular también ha criticado la denuncia del PSOE  y los tacha de faltos de memoria ya que son partícipes como grupo municipal de todas las acciones que el consistorio a este respecto está llevando a cabo, por lo que afirma que están perfectamente informados.

La edil de urbanismo local ha resaltado la importancia de que se llegue a una conclusión respecto a la valoración de las obras ejecutadas, incluyendo la amortización y el exceso de edificabilidad.

Por otro lado, debemos recordar que este tema lleva un largo recorrido. Los tribunales obligan a sacar de la concesión al empresario Enrique Ortiz y volver a licitarla después de que se acordara nula la construcción por no ajustarse a lo proyectado.