EL próximo fin de semana tendrían que celebrarse los Moros y Cristianos de Benidorm. Como tantas otras fiestas, en todos los pueblos de España, se han suspendido debido a las restricciones impuestas por las autoridades en pro de la salud y la seguridad de los ciudadanos. Lo único que se ha mantenido es el tradicional concierto de música  festera, celebrado el pasado sábado en el Auditorio Julio Iglesias, a cargo de la Unión Musical de Benidorm, con asistencia de autoridades, cargos festeros, socios y numeroso público. Esperemos que la pandemia que estamos viviendo transcurra pronto y, para el “mig any”, esta fiesta, iniciada en 1989, pueda volver a programar los actos correspondientes para octubre de 2021. Mientras tanto, durante esta semana oiremos en las redes sociales comentarios, marchas moras y cristianas e incluso un fragmento de alguna embajada. Afortunadamente, en la actualidad contamos con muchos medios audiovisuales para hacer llegar a mucha gente lo que no se puede realizar en directo. La frustración, la tristeza y el desencanto son enormes entre los festeros y los visitantes que suelen venir exprofeso a nuestras fiestas, pero debemos mantener el ánimo positivo y la moral bien alta en estas no fiestas con vistas al ejercicio próximo. ¡Vivan los Moros y Cristianos de Benidorm!

Manuel Palazón