El Ayuntamiento de Benidorm ha adquirido un nuevo dron para la Policía Local, que de este modo dispone ya de dos aeronaves no tripuladas para reforzar la vigilancia y mejorar la seguridad. La Junta de Gobierno Local ha adjudicado hoy por 48.400 euros la compra de este dron, “con el que damos un salto cualitativo espectacular, puesto que la aeronave cuenta con una autonomía de vuelo de dos horas y media, tiene un radio de acción de 5 kilómetros y dispone de una cámara con ‘zoom’ de 30 aumentos y otra termográfica que serán muy útiles en tareas de emergencia y rescate, sobre todo de noche”, según ha detallado el edil de Seguridad Ciudadana, Lorenzo Martínez.

Martínez ha señalado que este dron y el ya operativo “además de realizar tareas de vigilancia de las zonas marítima, de la Huerta y de urbanizaciones fuera del casco urbano, también servirán como trabajo de apoyo en materia urbanística, medioambiental, conservación de patrimonio histórico, emergencias contra incendios, y un largo etcétera, puesto que esta tecnología evoluciona diariamente”.

El edil ha explicado que “el uso de drones por parte de la Policía Local ha supuesto un importante espaldarazo a la capacidad operativa del Cuerpo y está dando magníficos resultados que invitan a seguir explorando sus posibilidades y aplicaciones”. Por eso, “no nos hemos limitado a adquirir un nuevo dron, sino que hemos elaborado un ‘Reglamento de uso de aeronaves pilotadas por control remoto por el Cuerpo de Policía Local, que se votará la próxima semana en pleno”.

El concejal ha avanzado que este Reglamento, en cuya redacción ha participado la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) de la mano del profesor Israel Quintanilla, “tiene un capítulo dedicado a las condiciones y reglas para el uso del espacio aéreo por parte de la Policía Local, otro sobre los requisitos de las operaciones aéreas a realizar por el Cuerpo, y otro sobre la formación y capacitación del personal de la plantilla que se encargará de los vuelos y de pilotar los drones”. En este punto ha recordado que la Policía Local cuenta en estos momentos con cuatro pilotos operativos, a los que podría sumarse algún agente más.

Entre lo más destacado del documento está la división del término municipal de Benidorm en “tres áreas diferentes en función del riesgo que supone el vuelo del dron sobre las mismas”.

Según el Reglamento, están consideradas como ‘Zonas de riego bajo o áreas verdes’ la zona marítima, las rústicas y forestales y las urbanas con viviendas diseminadas. En estas zonas se podrán realizar vuelos rutinarios diurnos y nocturnos para, por ejemplo, detectar vertidos en zonas rurales o en la bahía.

En las ‘Zonas de riesgo medio o áreas amarillas’ están incluidas las urbanas con construcciones unifamiliares no adosadas de baja altura –urbanizaciones- y zonas rústicas con campings; mientras que están consideradas como ‘Zonas de riesgo alto o áreas rojas’ las urbanas con construcciones unifamiliares adosadas o con aglomeración de edificios de altura y concentraciones de personas al aire libre. En estas dos zonas “sólo se podrán volar cuando exista una situación de emergencia o de grave riesgo para la seguridad de las personas como un conato de incendio o un accidente con heridos, y siempre bajo la autorización del Jefe de Servicio de la Policía Local”, ha especificado el concejal.

Martínez ha manifestado que “tal y como ya dije el pasado noviembre en la clausura del primer encuentro nacional de ‘Drones Policiales 2018’, el compromiso de este gobierno con el uso estas aeronaves en materia de seguridad es total, y por eso estamos apostando por nuevos productos y por formar a nuestros agentes”. “Somos muy conscientes –ha añadido- de que el uso de esta tecnología nos proporciona información que hace que la acción policial sea mejor, más eficaz y más rápida, y por eso mantenemos nuestro objetivo de crear la Unidad Aérea de la Policía Local”.