DCIM100MEDIADJI_0018.JPG

La Concejalía de Playas ha instalado dos líneas de vida en las playas de Levante y Poniente para aumentar la seguridad de los bañistas. El concejal del área, Lorenzo Martínez, ha explicado que estas líneas se han colocado junto al Torrejó y al final del Paseo de Tamarindos, dos zonas que “en días de temporal y resaca de mar son complejas”, ya que a causa de las corrientes y la presencia de piedras “los bañistas pueden tener dificultades para volver a la orilla”.

En caso de necesidad, estas líneas de vida permiten al bañista “sujetarse y estar a salvo” hasta “que pueda llegar un socorrista”. La intención de la Concejalía “es intentar tener” estas herramientas de seguridad instaladas “durante todo el año”.

El concejal de Playas ha indicado que la instalación de estas líneas de vida responde a la petición hecha durante una reunión por la Asociación de Amas de Casa. “Entendimos que procedía su colocación e inmediatamente instalamos estas líneas”, que tienen una longitud de 100 metros cada una.