Una resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), destapa un conflicto mercantil entre operadoras de telecomunicaciones que puede afectar a miles de usuarios de fibra en nuestra comarca.

La resolución dictada por la CNMC  tras la denuncia de varios operadores de telecomunicaciones; DRAGONET, CLOSENESS y RIOTELECOMM y en la que también participa TELEFÓNICA, demuestra la ocupación ilegal de infraestructuras de telecomunicaciones  por parte de la empresa de fibra óptica AVATEL y algunas de sus empresas colaboradoras,  lo que sin duda afectará a miles de usuarios que en la actualidad tienen contratados servicios de fibra con estas empresas.

La resolución de la CNMC da la razón a los denunciantes, indicando que más del 95% de las infraestructuras de telecomunicaciones comunes, como postes telefónicos, cámaras subterráneas, conductos, etc…, son gestionadas por Telefónica con la obligación de permitir su compartición con otros operadores mediante un acuerdo denominado oferta MARCo, que básicamente consiste en el pago de un alquiler y la correcta adecuación técnica por parte de los operadores para cumplir la normativa vigente.

AVATEL y sus empresas colaboradoras habrían desplegado y comercializado toda su red de fibra a través de estas infraestructuras sin el consentimiento de Telefónica, sin  abonar ningún alquiler, ni haber adecuado dichas infraestructuras, haciendo en muchos casos pasar sus cables de fibra como si fuesen de la propia TELEFÓNICA y afectando incluso la integridad de los postes por la incorrecta instalación o uso de estos.

La CNMC ha dado dos meses a AVATEL para que llegue a un acuerdo con TELEFÓNICA para regularizar dichas ocupaciones ilegales, lo cual supondría para la operadora denunciada un elevado desembolso entre pagos, compensaciones y adecuaciones de la red algo difícil de acometer en tan poco tiempo, lo que podría suponer en breve la obligada finalización del servicio de fibra para miles de sus clientes.

La resolución también pone bajo sospecha actuaciones de otras operadoras instaladoras o comercializadoras de estos servicios como HOLA FIBRA que operan en nuestra comarca y con las que AVATEL reconoce al menos tener relación a través de varios de sus socios. La CNMC por tanto insta a Telefónica a iniciar también contra ellas un proceso administrativo con el fin de depurar posibles responsabilidades.