Se trata de un espacio destinado a que hijos e hijas de víctimas de violencia de género tengan una estancia más agradable mientras acompañan a sus madres cuando interponen una denuncia o hacen algún trámite relacionado con este delito.

La creación de esta sala ha sido una iniciativa fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento, mediante la concejalía de Bienestar Social e Igualdad, y la Guardia Civil de Alicante.