El pleno del Ayuntamiento de Benidorm ha aprobado por la vía de urgencia y por unanimidad “instar a Las Cortes Generales” a reformar la Ley para que la práctica de “actividades ilícitas” como ‘el trile’ “no gocen de la impunidad con la que las trata la Legislación actual”. La moción fue consensuada el pasado viernes en una Junta de Portavoces convocada por el alcalde, Toni Pérez; y su objetivo es que ‘el trile’ sea tipificado como delito en el Código Penal para así dotar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de “procedimientos ágiles” y “medidas jurídicas eficaces” que permitan “erradicar de nuestras vías públicas esta actividad fraudulenta”. Una actividad que “daña la imagen de la ciudad de Benidorm y el Turismo en general”.

Por ello, señala la propuesta aprobada hoy, “se hace imprescindible y urge una tipificación de la actividad para señalarle una figura jurídica de mayor nivel”, a través de la cual articular “medidas efectivas” contra ‘el trile’ que “trasladen a la población, tanto residente como turista, la mayor percepción y sensación de seguridad real durante su estancia en Benidorm”.

Tal y como recoge la moción, desde principios de los años setenta, ‘el trile’ “viene afectando y dañando la imagen de la ciudad segura que es Benidorm sin que hasta la fecha se haya encontrado la fórmula eficaz para erradicar la actividad”, a pesar de que “todos los gobiernos de la ciudad han intentado orquestar estrategias para eliminar la penosa imagen de los ‘trileros’ actuando en la vía pública”.

Para ello, entre otras acciones, en las últimas tres décadas se han lanzado campañas y se han editado dípticos advirtiendo de este juego trampa, se han realizado charlas informativas con turoperadores y clientes, y se ha procurado hostigar mediante presencia e intervención policial a los promotores del falso juego.

Sin embargo, “no ha sido suficiente para atajar un problema” sancionado en la Ley del Juego de la Comunidad Valenciana y en la Ordenanza Municipal número 2.

Más recientemente, “desde la Concejalía de Seguridad Ciudadana, la Jefatura de la Policía Local y la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía” se han buscado “nuevas figuras jurídicas para hacer frente al problema”. Así, se ha tratado de ligar la reiteración de la práctica de ‘el trile’ a un delito por Desobediencia a Agente de la Autoridad, si bien las condenas iniciales en primera instancia han sido desestimadas por instancias judiciales superiores.