Una rampa de 24 metros de longitud sustituirá a las actuales escaleras ubicadas junto a ‘la Creu’

En breve, las calles Emilio Ortuño y Herrerías contarán con un enlace 100% accesible, ya que el Ayuntamiento de Benidorm ha iniciado hoy las obras para sustituir las actuales escaleras por una rampa “de más de 24 metros”, eliminando así las barreras arquitectónicas de este punto ubicado en pleno centro de la ciudad y que es “un nudo de conexión muy importante”, según ha señalado el alcalde en funciones, Toni Pérez.

Pérez ha indicado que esta obra es “fundamental” para mejorar el día a día y la accesibilidad en esta zona, y ha afimado que se trata de una actuación “muy demandada por vecinos y personas con movilidad reducida”. En este punto, ha detallado que hasta la fecha, los viandantes que transitaba por el puente de la vía Emilio Ortuño en dirección a Ruzafa en su tramo más próximo a la calle Herrerías, “se veían abocados a una escalera de cinco peldaños y a una acera sin retorno”. Una circunstacia que cambiará con la construcción de la rampa, que dispondrá de una nueva barandilla.

El alcalde ha apuntado que esta actuación estaba incluida inicialmente en el proyecto de renovación de la vía Emilio Ortuño, que ha tenido que posponerse a favor de otras obras de mayor envergadura como la remodelación de la avenida Mediterráneo. No obstante, “no hemos dejado en el cajón este obra de accesibilidad entre las calles Emilio Ortuño y Herrerías, porque es importante desde el punto de vista de la accesibilidad”. 

Estas obras suponen una inversión de 48.210,89 euros y tienen un plazo de ejecución de un seis semanas. En una primera fase, los trabajos se van a centrar en la zona de aceras, por lo que no se producirán afecciones al tráfico salvo cortes muy puntuales para la descarga de material.