El Primer Teniente de Alcalde de Finestrat, Víctor Darío Llinares y el concejal de Tráfico y Movilidad, David Alarcón, acudieron ayer a la reunión convocada en Denia desde la Generalitat Valenciana para tratar el “Proyecto de Servicio de Transporte CV-206 Benidorm Metropolità”  que presentó el gobierno de la Comunitat para mejorar las líneas de transporte público y contra el cual el Ayuntamiento de Finestrat presentó alegaciones en junio del año pasado sin haber obtenido respuesta. Hay que señalar en este sentido que la competencia del transporte público es autonómica, depende de la Generalitat Valenciana, no de los Ayuntamientos.

 

En palabras del alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez, “11 meses después de que prácticamente todos los Ayuntamientos de la Marina Baixa hayamos presentado alegaciones al proyecto de transporte público de la Generalitat, nos citan ayer en la Marina Alta para decirnos que ni siquiera saben si van a estimar de manera positiva o negativa nuestras alegaciones”.  El alcalde calificó el caso de Finestrat como “muy sangrante porque pone en peligro las pocas paradas que ahora tenemos. De hecho, el proyecto que plantea la Generalitat no contempla paradas interurbanas, es decir, un usuario que suba al autobús en el casco histórico de Finestrat no podrá bajar en otra parada dentro del término municipal, ni en la zona comercial ni en la Cala. Tendría que llegar hasta otro municipio y de ahí, coger otra línea hacia Finestrat.  Es un disparate de proyecto que ha motivado numerosas alegaciones. Y ayer nos citaron para decirnos que todavía no tienen respuesta a nuestras peticiones, ni fecha aproximada para resolverlas”.