El Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi y la Associació II Centenari de l’Ermita de Sant Vicent del Captivador han renovado el convenio de colaboración que desde 2017 une a ambas entidades, un acuerdo destinado a promover actividades de recuperación y de promoción cultural en el entorno del Captivador, lugar de encuentro para los habitantes de La Nucía, l’Alfàs del Pi y Altea.

La concejalía de Cultura de l’Alfàs destina 1.000 euros a este convenio de colaboración, que busca poner en valor los diferentes aspectos históricos, sociológicos, económicos y culturales relacionados con el entorno del Cautivador. En la firma del convenio han participado el alcalde de l’Alfàs, Vicente Arques, el presidente de la asociación, José Soler, y la edil de Cultura, Mayte García.

La asociación se constituyó en el año 2001 para conmemorar el segundo centenario de la construcción de la ermita del Captivador. Este lugar fue hasta 1609 un poblado morisco. Tras su expulsión, las tierras fueron cultivadas por los habitantes de los pueblos cercanos y por cristianos nuevos venidos de otros lugares que, poco a poco, levantaron edificios y constituyeron un caserío que gozó de cierta autonomía administrativa. En 1802 se consiguió licencia para construir la ermita y en 1083 se ofició la primera misa, convirtiéndose en espacio de encuentro y reunión para los vecinos de tres localidades vecinas -La Nucía, l’Alfàs y Altea-, tradición que en la actualidad sigue viva.

La festividad de Sant Vicent se celebra en el Captivador desde hace más de dos siglos el lunes siguiente a la Pascua de Resurrección. En la actualidad, la fiesta ha crecido espectacularmente. Durante tres días se suceden actos culturales, lúdicos, deportivos y religiosos  que congregan a mucha gente en la ermita y en sus alrededores. Los mayorales de las fiestas de agosto de La Nucía y los ayuntamientos de La Nucía, l’Alfàs del Pí y Altea se encargan de organizar los festejos en honor al Santo Patrono del Antiguo Reino de Valencia, coordinados por la Associació II Centenari de l’Ermita de Sant Vicent del Captivador. Son estas una celebraciones que destacan por su antigüedad y por ser ejemplo de hermanamiento entre los tres pueblos.