Juanfran, el pretoriano de Simeone

Algunos futbolistas rinden mejor con algunos entrenadores. No se trata de un secreto sino de una realidad que se refleja mejor en cierto tipo de jugador, sobre todo si se trata de perfiles no de altísimo nivel que sin embargo consiguen rendir a lo grande. El caso de Juanfran, lateral derecho del Atlético Madrid, es uno de los más representativos de cómo la carrera de un futbolista puede cambiar gracias a un entrenador.

Nacido en Alicante en el año 1985, este jugador que nació como extremo y siempre se caracterizó como un carrilero de buen nivel y mucha rapidez, ha tenido su segunda juventud tras la llegada de Diego Simeone al banquillo del Atleti. Formado en la cantera del Real Madrid, el rival de siempre de los colchoneros, empezó a despuntar con veinte y pocos años hasta que decidió irse a Pamplona para jugar en el Osasuna, un equipo que en aquel entonces jugaba también partidos de Champions League. Pero su cambio definitivo llegaría con el traspaso al Atleti en el enero de 2011 por 4 millones de euros.

Diez meses después el equipo colchonero se encontraría en una crisis de resultados importantes, tanto que la directiva quiso cambiar todo y apostó fuerte por un entrenador de raza y garra como Simeone. Y tras una época sin alegrías, el club madrileño cambió totalmente rumbo y sensaciones, ya que el ex jugador rojiblanco supo perfectamente motivar a sus jugadores y sobre todo inculcarles los valores y el cinismo necesario para ganar cualquier tipo de partido.

Juanfran fue uno de los principales beneficiados por el método y el rigor del técnico argentino, que hoy en día guía uno de los equipos más acreditados por la victoria del Champions League, cuyo final tendrá como escenario proprio el Wanda Metropolitano, nuevo hogar del Atlético Madrid.

Ya reconvertido en lateral por el precedente entrenador Gregorio Manzano, Juanfran se afianzó en esa posición gracias a las enseñanzas tácticas del Cholo, que lo vio como uno de sus elementos más importantes para mantener el orden de una defensa que siempre fue compuesta por 4 jugadores. Su rendimiento y su constancia le valieron incluso la convocación con la selección española para la Eurocopa de 2012, competición que la Roja entrenada por Vicente Del Bosque ganó aplastando a Italia por 4 a 0 en la final de Kiev. Presente también en los planteles de la selección en el mundial de Brasil y en la Eurocopa de Francia, Juanfran sería uno de los fijos del once de Simeone hasta la llegada de Sime Vrsaljko y de Santiago Arias.

Sin embargo, el alicantino sigue siendo, a sus 33 años, uno de los pretorianos del Cholo, que cuenta con él desde su llegada. Sus 12 presencias este año lo hacen uno de los más importantes en las rotaciones y su presencia de titular en los últimos dos partidos revalida su condición de imprescindible, pese a todo. Su ejemplo es el de un futbolista que ha sabido corregir sus defectos y tiene una entrega total hacia su equipo y su técnico.