El Ayuntamiento de Benidorm va a reiterar a la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio “la tranviarización” del TRAM a su paso por la ciudad, y más concretamente entre la Estación y el nuevo apeadero intermodal. Así lo ha trasladado hoy el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate, quien ha explicado que esta petición persigue “aumentar la seguridad vial y peatonal” y “evitar colapsos en la principal entrada a Benidorm, la de la avenida de Beniardá”.

De Zárate ha explicado que “la puesta en marcha de la parada intermodal y con ella la prolongación de la Línea 1 Alicante-Benidorm ha supuesto un aumento de la frecuencia de paso de los trenes, provocando un cambio sustancial en el funcionamiento de la avenida Beniardá”.

De hecho, y según se recoge en un estudio realizado con motivo del Plan de Seguridad Vial aprobado el lunes, “el tiempo de cierre del paso a nivel de la avenida de Beniardá, por el que cada día pasan más de 26.000 vehículos, ha aumentado considerablemente, llegando incluso en algunos momentos a superar los 4 minutos, lo que se traduce en colas de vehículos que pueden superan los 400 metros”. “Pero además –ha añadido- se ha constatado que hay momentos del día en que el paso del vehículo de la Línea 1 y el de la Línea 9 se produce tan seguido, que la barrera apenas está abierta durante un minuto”.

El concejal ha aclarado que “la tranviarización de este tramo permitiría eliminar los actuales pasos a nivel de Beniardá y calle Italia y sustituirlos por cruces semaforizados idénticos a los que funcionan en Villajoyosa, El Campello o Denia”. De hecho, tal y como ha recordado, “en la Línea 1 están tranviarizados todos los cruces en tramos urbanos excepto este de Benidorm, a pesar de que la ciudad es la que mayor volumen de pasajeros genera al TRAM”. “Benidorm es clave, por tanto, para el TRAM, y esperamos que la Generalitat Valenciana reconozca esa importancia autorizando la tranviarización”, ha recalcado.

Cambiar de la modalidad ferroviaria a la tranviaria, ha detallado, “permitirá reducir considerablemente los tiempos que el actual paso a nivel permanece cerrado, siendo el cierre de la intersección 10 segundos antes del paso del vehículo tranviario y su apertura pasado otros 10”.

De Zárate ha recordado que “en mayo de 2017 el pleno acordó a propuesta del alcalde, Toni Pérez, solicitar a la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio la tranviarización de la línea de FGV a su paso por Benidorm”. Posteriormente, esa solicitud “se plasmó en el Plan de Transporte Urbano Sostenible (PTUS), circunscribiéndolo al tramo entre la estación de Benidorm y la parada intermodal que había en proyecto”.

En noviembre de ese año, el jefe del Área Técnica de FGV indicó en un informe que por parte de la entidad era “viable iniciar el viable iniciar el estudio correspondiente para la tranviarización del tramo indicado, estudio que deberá aportar una solución que garantice en todo momento la seguridad de las circulaciones ferroviarias/tranviarias, vehículos, ciclistas y peatones”. A la vista de ese informe, la propuesta fue incluida dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible. Sin embargo, “un año y medio después, la Conselleria todavía no ha autorizado la tranviarización de Benidorm, a pesar de que FGV tiene mucho trabajo adelantado para hacerla realidad”.

El concejal ha reiterado que ante la situación sobrevenida y las afecciones a la seguridad y el tráfico que se han constatado y que “generan quejas justificadas entre la ciudadanía”, el alcalde ha solicitado una reunión con el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad para “trasladarle personalmente la necesidad urgente tranviarizar el TRAM a su paso por Benidorm”; una reunión para la que todavía se espera fecha.