Desde la Concejalía de Servicios Técnicos se ha iniciado esta mañana la instalación de un pasamanos de seguridad en la calle del Sagrari. El pasamanos se ha colocado justo en la pared trasera de la Iglesia Arciprestal de San Juan Bautista.

Se trata de una actuación que da respuesta a una demanda que desde hace tiempo reclamaban muchos vecinos y vecinas de Callosa d’en Sarrià. Este nuevo elemento servirá para aportar mayor seguridad a los viandantes de esta calle que cuenta con una pendiente bastante pronunciada, ofreciendo así un punto de apoyo adicional que tratará de evitar caídas.