Ya han comenzado a registrarse la primeras adhesiones a la campaña ‘Comerç amigable amb la Gent Major’, puesta en marcha el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, en colaboración con las asociaciones empresariales de Coempa, Memba y Jovempa Marina Baixa. Así lo ha destacado la edil del ramo, Dolores Albero, tras visitar junto a la concejala de Relación con Colectivos, Marisa Cortés, uno de los comercios que ya se han sumado a esta iniciativa.

Disponer de asientos en los comercios, etiquetar los productos con letra grande o mejorar la accesibilidad son algunas de las medidas que se proponen en esta campaña. Se trata de animar a los empresarios del municipio a adaptar sus negocios a las necesidades de las personas mayores, con el fin de facilitar su día a día y proporcionar una mejor atención. Una iniciativa que se enmarca en la adhesión de l’Alfàs del Pi a la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.

En l’Alfàs del Pi, más del 22% de la población es mayor de 65 años, cifras que aumentarán significativamente en los próximos años. En este sentido, el programa ‘Comerç Amigable’ une las necesidades de dos colectivos: los mayores, que requieren de una ayuda especial, y el pequeño comercio, que resalta precisamente por su calidad, singularidad y atención personalizada.

Por todo ello, Dolores Albero ha querido animar al empresariado de l’Alfàs del Pi a sumarse a esta campaña. “Las personas mayores frecuentan el pequeño comercio, en ocasiones compran para varios familiares y premian la fidelidad y la lealtad”, ha declarado la concejala.

Para facilitar la adhesión de los establecimientos a esta campaña, la concejalía de Comercio ha editado una guía en la que se proporcionan unas pautas y recomendaciones que sirven para ayudar a las empresas a ofrecer una mejor atención a las personas mayores y que tienen en cuenta aspectos como la visibilidad, la accesibilidad, la audición y el deterioro cognitivo. Desde tener una buena iluminación o material impreso en carteles grandes que faciliten la lectura a favorecer espacios libres de obstáculos, con asientos para la espera, o reducir el sonido ambiental. “Son medidas que en muchas ocasiones no suponen ningún coste para el empresario”, ha subrayado Albero.

Todos los establecimientos que se adhieran a la campaña obtendrán el sello ‘Comerç Amigable’ y serán incluidos en el directorio que editará el Ayuntamiento de l’Alfàs en 2019. Pero lo más importante es que esta iniciativa les permitirá mejorar la atención al cliente, con prácticas amigables que facilitarán el día a día a los mayores del municipio.