El nuevo contrato del Servicio de funcionamiento y mantenimiento del sistema de saneamiento y depuración de Benidorm va a suponer una inversión de algo más de 4 millones de euros en actuaciones de mejora y actualización de la Estación Depuradora de Aguas Residuales y de toda la red de bombeos. Este contrato, aprobado en pleno a finales de noviembre, se firmó el pasado 18 de diciembre y tiene una vigencia de cuatro años, con posibilidad de prórroga por otros dos.

En base a la oferta presentada por la adjudicataria, Aquambiente, la empresa invertirá cada año 1.002.606,11 euros para mejorar las instalaciones de depuración y saneamiento, “lo que sin duda redundará en la mejora del aprovechamiento y reutilización de los recursos hídricos, haciendo aún más eficiente nuestro sistema de gestión integral del agua, que es uno de los más eficientes del mundo”, ha explicado el alcalde, Toni Pérez. 

El alcalde ha indicado que “los técnicos municipales han sido muy exigentes a la hora de marcar las mejoras para la prestación del servicio en el nuevo contrato, con vistas a reducir a la mínima expresión las pérdidas de agua, a aumentar la calidad del agua reutilizada para potenciar su uso en la agricultura, y a que las posibles incidencias puntuales que puedan darse no afecten al normal funcionamiento del servicio, algo fundamental en cualquier municipio y más si cabe en una ciudad turística como Benidorm”.

 Entre las mejoras que se acometerán durante el periodo de vigencia del contrato está “la adecuación y renovación de los equipos electromecánicos de las estaciones de bombeo y de la propia depuradora”, incluida la instalación de nuevas bombas y la sustitución de los equipos que estén obsoletos por otros que aumenten el rendimiento y reduzcan el consumo energético.

Además, hay previstas medidas para reducir la conductividad, favoreciendo así la reutilización del agua depurada para la agricultura. También se va a modificar la cámara húmeda de la estación de bombeo de la Plaza de la Hispanidad para reducir la acumulación de toallitas y otros residuos. “Con esta medida, Benidorm se convierte en uno de los municipios pioneros a la hora de implantar medidas que atajen en la medida de lo posible las graves afecciones que provoca al funcionamiento del sistema de saneamiento y depuración la proliferación de este tipo de residuos”, ha apuntado Pérez, quien ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que no se utilicen los sanitarios para desechar estas toallitas.

Otra de las mejoras planteadas es la implementación de una plataforma de control inteligente de los procesos de aireación, sustituyendo el procedimiento actual por otro más avanzado. Este cambio tecnológico incrementará la eficiencia energética y reducirá las pérdidas.

Asimismo, Aquambiente ha propuesto mejoras enfocadas a incrementar la sostenibilidad y vinculadas a la inteligencia turística y a la ‘Smart City’, como el uso de energía fotovoltaica para la carga de vehículos; la implantación de una central para la producción de biometano –aprovechando el biogás generado en el tratamiento de los fangos- que pueda ser utilizado por los vehículos del servicio; o la instalación de una estación meteorológica en la EDAR cuyos datos se puedan integrar en cualquier entorno tecnológico.