El Consorcio de Aguas de la Marina Baixa estima que el abastecimiento de agua para el consumo humano y para el riego de Benidorm y del resto de los municipios que integran este organismo “está garantizado con recursos propios” durante 2019. Así se desprende del Informe de Abastecimiento abordado durante la Junta General del Consorcio celebrada hoy en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Benidorm, presidida por el presidente de la Diputación Provincial de Alicante, César Sánchez; y en la que también han participado el alcalde, Toni Pérez, y el concejal de Ciclo del Agua, José Ramón González de Zárate.

Una Junta en la que se ha aprobado el presupuesto del Consorcio para el próximo ejercicio, que asciende a 8.031.139,66 euros y que recoge “una inversión similar al 2018”.

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha indicado que “el informe trasladado por los técnicos del Consorcio confirma que el último episodio de lluvias ha permitido la recuperación de los acuíferos del Algar y Polop, y también parcialmente el de Beniardá, lo que hace posible afrontar con una perspectiva más favorable las demandas de abastecimiento y regadío de cara al próximo año”.

Pérez ha explicado que “el informe señala que con una previsión de demandas similares a las de este año y con la pluviometría habitual de un año medio en la comarca no van a ser necesarias aportaciones externas para garantizar la demanda, si bien está previsto recibir en agosto 0,5 hectómetros cúbicos para verificar el estado de la Conducción Fenollar-Amadorio”.

El mismo informe aclara que las reservas de agua en los embalses de la comarca es inferior a la que había a principio de año debido a la falta de lluvias torrenciales a lo largo de este año, y que, en consecuencia, el volumen almacenado procede mayoritariamente de los pozos de Beniardá y de los bombeos del Algar, Mandem y Torres. Teniendo en cuenta que la recarga de los embalses es por tanto “artificial”, concluye el informe que los caudales ecológicos impuestos por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y recurridos por el Consorcoio “no tienen ningún sentido”.