Raíces manchegas

Desde hace unos días se están exponiendo hasta 110 carteles o posters de la Comunidad de Castilla-La Mancha en la Casa del Fester. Un gran éxito. Los organizadores, de la Asociación Manchega Tramontana, calculan la visita de unas cien personas diariamente. Y lo que es más sorprendente es la cantidad de visitantes que declaran ser manchegos o de ascendencia manchega, y no sólo forasteros de paso, sino gente que vive en Benidorm desde siempre o, incluso, que han nacido en nuestra ciudad. El que no tiene un tío de Toledo, nos habla de su abuelo de Albacete o de su padre conquense. Eso nos da una idea del origen de los emigrantes de hace cuarenta o sesenta años (lo mismo podríamos decir de la procedencia andaluza). Y lo más llamativo todavía: la cantidad de visitantes, algunos mayores, otros tirando a jóvenes, que confiesan conocer muchos pueblos de La Mancha: así, nos citan las tablas de Daimiel, la Feria de Albacete, las casas colgadas de Cuenca, la cueva de Medrano, Almagro, El Toboso… Y llegan a citar plazas de toros, iglesias, molinos y parajes de pueblos pequeños de cualquier provincia manchega. Es decir, la gente viaja, conoce La Mancha y, por ende, España. Y eso está bien. Pues nada, me alegro de esta buena disposición de viajar y conocer. Por cierto, la exposición se desmonta el jueves 25. No se la pierdan.

Manuel Palazón