La actividad empresarial de Finestrat ha aumentado considerablemente en los últimos años, no solo en el Bulevar comercial con la llegada de nuevas marcas, también en el casco histórico y la Cala. Las cifras así lo avalan. A día de hoy hay dadas de alta 54 actividades empresariales en el casco histórico, de las cuales una veintena se han tramitado en los últimos 2 años.  Y en la zona de la Cala existen 122 actividades, de las cuales 35 también se han tramitado en los últimos dos años. Además del incremento de negocios, también se  ha diversificado la oferta de nuevos servicios a la ciudadanía, especialmente en el casco urbano.

El alcalde, Juan Francisco Pérez, puso en valor la cantidad de nuevas altas empresariales, tanto en el casco histórico tradicional como en la Cala “lo que significa que Finestrat no es solo su magnífico bulevar. También hemos sido capaces de atraer inversores privados a más zonas de la localidad. Tenemos una amplia oferta de restauración en la Cala donde hemos generado un destino turístico y gastronómico muy importante. Y en el casco histórico estamos fomentando el turismo de interior, lo que se ha reflejado en la tramitación de una veintena de actividades solo en los dos últimos años, llegando a las 54 actuales.”

El alcalde agradeció a la iniciativa privada la apuesta por Finestrat, “lo que ha consolidado a nuestro municipio como referente comercial, de restauración y de alojamiento”. En este sentido también quiso dar las gracias a los departamentos municipales “por su eficacia y agilidad en la gestión de todos estos trámites,  factor clave en el auge empresarial que vivimos en toda la localidad”.

Entre los ejemplos más recientes de nuevas actividades en el casco histórico ha abierto una clínica de psicología, una academia de enseñanza, una clínica de fisioterapia y un gimnasio de artes marciales. Estos nuevos servicios se suman a la oferta ya existente de salones de estética y peluquería, gestorías, inmobiliarias, locutorios, comercios de artículos variados, clínica veterinaria, taller de mecánica, oficinas bancarias, clínica dental, estanco, varios supermercados, cafetería-pastelería, el horno tradicional… además de una amplia oferta de bares y restauración. “Con ello, se ha revitalizado la actividad empresarial en el casco histórico y también la prestación de nuevos servicios a la ciudadanía. Hace unos años los vecinos se veían obligados a desplazarse en vehículo a otros puntos de la localidad porque faltaban servicios. Hoy pueden encontrar nuevos negocios que les prestan estos servicios en el mismo casco histórico, lo que se traduce en comodidad para los vecinos que residen aquí y, desde el punto de vista económico, en dinamismo, creación de riqueza y empleo”.

Una situación similar de dinamismo empresarial vive la Cala de Finestrat donde actualmente hay dadas de alta 122 actividades, de las cuales 35 se han implantado desde 2016, bien por nueva creación o porque se han renovado.

En cifras totales actualmente hay en torno a 600 empresas en todo el término municipal de Finestrat, con una media de tramitación de 60 expedientes al año.   “Por tanto, estamos viviendo una tendencia muy positiva de aperturas en todo el municipio”, señaló el alcalde,  “lo que ha convertido a Finestrat en el motor económico de la Marina Baixa”.